Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Crecen las patentes de desarrollos digitales

  • Software y Apps

inteligencia artificial

Según estudios recientes, la invención de nuevas tecnologías digitales creadas por ordenador está acaparando cada vez más volumen de patentes. Los expertos opinan que esta tendencia irá en aumento a medida que la nueva economía digital continúe desarrollándose, y que se deben explorar otras formas de proteger la propiedad intelectual de estos inventos.

Durante la sexta edición del foro Emerging Trends in the Data Driven Economy, organizado por la asociación LES España y Portugal, se han dado cita numerosos expertos en tecnología, procedentes de empresas e instituciones como el CSIC, la Universidad Pompeu Fabra o la European Patent Office, para hablar sobre el impacto de la llamada revolución 4.0 en todos los ámbitos. A lo largo de las diferentes ponencias se ha destacado cómo la colaboración entre las diferentes organizaciones y empresas implicadas en la economía digital será vital para el progreso del concepto data-driven y el desarrollo de la inteligencia artificial. Con el avance de la digitalización de la sociedad, especialmente de las empresas y organismos públicos, cada vez es más importante trabajar conjuntamente para crear nuevas tecnologías digitales inteligentes que aporten beneficios a la gestión de datos en la vida diaria y en los negocios, pero también es vital proteger la propiedad intelectual de estos inventos. Las organizaciones están invirtiendo muchos recursos en innovación tecnológica para crear nuevos servicios y productos, y cada vez más se tratan de invenciones desarrolladas por ordenador, como los algoritmos de inteligencia artificial, análisis inteligente o aprendizaje automático.

Según la European Patent Office, la cifra de solicitudes de patentes se ha multiplicado por seis en los últimos años: de las 1.000 peticiones registradas a principios del milenio se ha pasado a más de 6.000. Y estiman que de cara a 2025 el 50% del total serán solicitudes de patentes para inventos creados por ordenador. La fórmula de patentar una nueva tecnología, producto o idea es la forma más “tradicional” de proteger la propiedad intelectual de los desarrollos creados por los departamentos de I+D, pero los expertos apuntan a que otras fórmulas podrían proporcionar la misma seguridad y algunas ventajas adicionales. Muchos apuestan por el “secreto comercial” como forma de proteger cualquier nueva creación, ya que permite exigir una compensación económica a quien esté acogido a este “contrato”. Sea como fuere, los expertos inciden en que es necesario mantener un adecuado equilibrio entre la protección de la innovación y la velocidad de desarrollo. Para ello es importante compartir información de forma que se protejan los intereses de todos los que colaboran en el avance tecnológico.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Además, durante las diferentes ponencias se ha puesto de relieve que el software y las máquinas no tienen el mismo nivel de protección, y que es preciso establecer los derechos que se pueden tener sobre estas tecnologías. El software sí cuenta con protección intelectual, pero una máquina, al incluir hardware y software muy diverso, se mezcla la posibilidad de tener patente sobre la totalidad o parte del hardware con la protección intelectual del software. Esto complica la forma de entender los derechos de propiedad intelectual del conjunto, y es preciso modificar esta concepción para facilitar este apartado legal. Además, como las máquinas y el software se hacen cada vez más inteligentes y trabajan de forma más autónoma, se están estudiando diferentes formas de regular cómo éstas deben estar regidas por una serie de derechos y obligaciones, así como las personas físicas y jurídicas que las operan o son responsables de ellas. Asimismo, la inteligencia artificial se está volviendo capaz de desarrollar determinadas invenciones, sobre todo en materia de software, algoritmos, etc., lo que pone el punto de mira en dos frentes: a quién corresponden los derechos de propiedad de estos inventos, y qué impuestos se pueden aplicar sobre los beneficios obtenidos por explotar estas invenciones. Existe una gran polémica sobre a quién corresponden estos derechos y obligaciones, y en cada país las leyes imponen unas ciertas limitaciones, por lo que los expertos coinciden en que se debe estudiar a fondo esta cuestión, ya que en un futuro muy próximo estas situaciones serán muy comunes, y es preciso tener claro a quién corresponden los derechos de autor.