Qué es el smishing y cómo se puede evitar

  • Vídeos

El ‘smishing’ toma su nombre de combinar las palabras ‘phising’ y SMS, y alude, precisamente, a las estafas que se realizan mediante un mensaje de texto con la intención de robar los datos del usuario. Se debe desconfiar de todo mensaje acompañado con un enlace inseguro o un contenido que no sea claro o contenga errores ortográficos.

Ha nacido una nueva modalidad de mensajes fraudulentos: el ‘smishing’. El término es una mezcla entre ‘phising’ y SMS que alude, precisamente, a las estafas que se realizan mediante un mensaje de texto en el que un ciberdelincuente se hace pasar por una entidad bancaria o por una institución pública para intentar robar los datos del usuario.

Este tipo de estafas ha proliferado gracias a la alta tasa de apertura de los mensajes de texto. Desde SMSpubli indican que las tasas de apertura son superiores al 90%. Además, en España ya hay un 58% de las empresas que utilizan los mensajes de texto para comunicarse con el cliente. Eso ha provocado que se utilicen ya en múltiples áreas, como la comunicación de contraseñas o la gestión y localización de pedidos.

Para evitar caer en las trampas del ‘smishing’ hay que recordar, indican los expertos de SMSpubli, que a través de este sistema nunca se solicitarán ni enviarán datos sensibles. Es más, las empresas deben informar previamente al cliente si van a hacerlo. Si se solicitan contraseñas, números bancarios o información personal, esto podría detectarse como un fraude.

Enlace inseguro
Además de eso, se debe desconfiar cuando el mensaje se acompañe con un enlace inseguro. Es conveniente fiarse más de direcciones precedidas por “https:” que de las “http:”. También es esencial desconfiar de un contenido que no sea claro o contenga errores ortográficos. 

Aparte, es importante que aparezca en el remitente del envío el nombre de la empresa desde la que se remite el mensaje. En caso de que no aparezca y se pueda leer una combinación alfanumérica, el usuario deberá sospechar.

Las pymes, a su vez, deberán avisar a sus clientes con antelación sobre qué sistema de envío de comunicaciones van a utilizar. Es preferible que lo hagan para prevenir a su clientela y avisarles de si se utilizará el mensaje de texto.