Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Big Data, IA o el análisis predictivo transforman la gestión del tráfico

  • Gestión del dato

Tráfico

La gestión del tráfico no es ajena a la Transformación Digital. Así se desprende del último estudio de ABI Research que destaca que tecnologías de monitorización basadas en sensores que aportan información en tiempo real están cambiando este mercado.

Es más, según las previsiones de la consultora, estas tecnologías están propiciando el cambio del modelo de negocio, lo que hará que los ingresos por gestión del tráfico crezcan, de media, un 10% hasta 2023, alcanzando ese año un volumen de negocio de 6.000 millones de dólares.

“La industria de gestión del tráfico está pasando de la supervisión pasiva y la difusión de información del tráfico a un re-direccionamiento activo e inteligente para mantener los flujos de tráfico”, destaca Dominique Bonte, analista de ABI Research. “La gestión de respuesta a incidentes ya se está llevando a cabo a través de la señalización digital adaptada, el re-direccionamiento del tráfico o la ntegración del transporte”.  

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

La consultora señala a empresas como Kapsh, Siemens y PTV Group como los principales agentes que están promoviendo la transformación de este sector.

Tecnología como el Big Data, la Inteligencia Artificial o el análisis predictivo están siendo claves a la hora de adoptar medidas preventivas para evitar o reducir los atascos. Además, “herramientas como las vías HOV, los semáforos inteligentes”, entre otras, “permiten priorizar o influir en los niveles de tráfico”.

ABI Research señala que los datos obtenidos también se podrán utilizar para la planificación y diseño urbano. Sin embargo, “las limitaciones de las soluciones de gestión del tráfico solo pueden compensarse mediante soluciones estructurales a largo plazo, que van desde el uso compartido del automóvil hasta el estacionamiento inteligente y los coches autónomos”.