Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La tinta electrónica quiere abrir un nuevo mercado con los dispositivos IoT

  • Infraestructura

Internet de las cosas IoT

En la era de Internet of Things algunas voces opinan que los dispositivos autónomos no necesitan un display para funcionar y ser controlados adecuadamente. Pero en muchos casos, contar con una pantalla facilita las tareas de instalación y supervisor por parte del personal y los fabricantes de paneles de tinta electrónica ven mucho potencial para sus productos en este campo, debido a sus ventajas para la visualización en exteriores y su mínimo consumo eléctrico.

Todos los indicadores apuntan a que la explosión del mercado de dispositivos IoT se producirá en los próximos dos o tres años, abarcando multitud de campos, desde la industria a las ciudades inteligentes y los coches conectados, pasando por los wereables y gadgets para el hogar y la oficina. Todos estos aparatos contarán con conectividad a redes y un alto grado de autonomía, y en muchos casos se administrarán desde pequeños centros de datos dedicados. Pero no por ello estarán exentos de la intervención humana. Seguirán necesitando una interfaz externa y, en la mayoría de los casos, una pantalla que muestre información a los usuarios o a los técnicos encargados del mantenimiento. Esto abre las puertas de un interesante mercado a los proveedores de pantallas, una oportunidad que los fabricantes de tecnologías de tinta electrónica no quieren dejar pasar. Desde E-Ink Holding, el príncipal impulsor de esta tecnología, destacan los beneficios que sus paneles pueden aportar al ecosistema IoT, frente a las predominantes pantallas led o lcd.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Las ventajas más importantes que ofrece la tinta electrónica es que apenas consume energía, ya que solo requiere corriente cuando se modifica la información mostrada, y esta permanece visible sin gastar más electricidad. Además, su especial diseño basado en “pigmentos” se puede presentar en superficies de acabado totalmente mate, como si se tratase de un papel, por lo que no sufre de los problemas de visualización en exteriores que sí presentan los paneles led y lcd. Además, con el paso de los años, los paneles de tinta electrónica han incorporado tecnologías fundamentales, como la capacidad de interacción táctil, que permite el uso de las interfaces comunes en los dispositivos móviles y otros aparatos. Y también la retroiluminación auxiliar para ayudar en los ambientes de visualización nocturnos, todo ello con un consumo infinitamente menor que el de sus homólogos lcd y led. Como otro punto a favor esta su reducido coste, algo que permitiría dotar a los dispositivos IoT de una interfaz visual sin disparar el coste de fabricación y venta.

Cabe destacar que las pantallas de tinta electrónica no han dejado de lado la evolución tecnológica y sus fabricantes están explotando al máximo sus ventajas para crear productos adaptados a las nuevas necesidades de sus mercados potenciales. Por ejemplo, desde EIH destacan que pueden fabricar pantallas no solo curvas, sino flexibles, y que están cerca de terminar el desarrollo de unidades que no requieren batería. Además, llevan años desarrollando nuevos sistemas de tinta electrónica a color, y afirman que ya han enviado muestras de su ultima tecnología a sus clientes, y que podría iniciar la fabricación en masa para finales de 2018 o principios de 2019.