Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las nuevas tecnologías IoT y 5G revolucionarán las redes de datos en 2019

  • Infraestructura

DE-CIX_Plataforma_Interconexion

En los próximos años, las redes globales de datos y la infraestructura que las sostiene va a cambiar de forma radical, remodelando la forma en que el mundo está interconectado. Los expertos de DE-CIX identifican cinco tendencias principales que tendrán una profunda influencia en esta transformación, especialmente en la red pública de Internet.

Las redes de datos están evolucionando rápidamente, a medida que las nuevas necesidades digitales de las empresas exigen una conectividad más eficiente, con más ancho de banda y menos latencia. Según expertos del sector, los nuevos despliegues de IoT y la próxima llegada 5G serán dos de los principales factores que impulsarán un profundo cambio en las estructuras de interconexión de datos, pero no los únicos. Desde DE-CIX, el mayor operador de redes de interconexión de Internet, señalan cinco tendencias que influirán de forma decisiva en esta transformación.

Según afirmó Theresa Bobis, directora regional del sur de Europa de DE-CIX: “2019 será el año en que veremos el despegue definitivo del 5G, lo que se traducirá en infinitas posibilidades de crecimiento para los ‘hubs’ digitales, que tendrán que evolucionar para dar respuesta a grandes demandas de capacidad. Las nuevas tecnologías por llegar transformarán el mapa de Internet al situar ubicaciones emergentes como Madrid en la primera línea de la interconexión”.

Esta compañía, líder mundial en redes de interconexión, está extendiendo sus redes con nuevas ubicaciones, como el reciente punto de intercambio de Lisboa y en anterior despliegue en Madrid, que está teniendo un gran éxito. Y recientemente ha publicado una lista con las cinco principales tendencias tecnológicas que impulsarán la transformación de las redes de interconexión de datos en todo el mundo.

Los proveedores de redes y contenido serán los líderes del crecimiento: estas compañías han pasado de ser clientes de redes de datos a construir las suyas propias, encontrando más beneficios en este modelo, ya que cada vez tienen más clientes y necesitan más ancho de banda. Con esta estrategia están logrando evitar la congestión de la red pública de Internet, y de otras redes privadas, que se comparten con cada vez más clientes. Pero, según DE-CIX, los operadores tradicionales continuarán ocupando una posición destacada en la evolución de Internet en 2019, cuando los expertos indican que se producirá el despegue de las redes 5G. Sus cifras muestran que en 2018 la capacidad global de esta red ha alcanzado los 393 Terabits por segundo, de la que dos tercios se ha agregado en los últimos cuatro años.

Crecerán las conexiones submarinas intercontinentales: Se espera que para 2021 la longitud de las redes de datos submarinas alcance los 300.000 kilómetros en todo el mundo, un crecimiento que estará promovido principalmente por los proveedores de contenido. Como dato, en 2019 Google planea finalizar el despliegue de cinco cables: Curie, HAVFRUE, HK-G, Indigo y PLCN. Esto incrementará el tráfico en los principales nodos del mundo, como Nueva York, Frankfurt o Hong Kong, pero también permitirá diversificar las rutas de datos y generará la necesidad de construir nuevos nodos en otras ubicaciones que irán ganando relevancia a nivel internacional, como es el caso de Madrid o Marsella, entre muchas otras.

Acercamiento al usuario final: Los nuevos servicios digitales están incrementando la demanda de ancho de banda y la necesidad de entregar los datos con más rendimiento y menos latencia. En esto influye enormemente la creciente adopción de servicios en la nube, pero con la llegada de 5G se prevé un incremento de estas necesidades, lo que llevará a los operadores de redes a acercar más los nodos de interconexión a los clientes. Esto significa construir nuevas instalaciones en núcleos urbanos importantes, creando nuevos hubs digitales en zonas pobladas y con una gran concentración de empresas y usuarios finales.

Ciberseguridad más conectada: las nuevas tecnologías digitales se basan en la interconexión y el acceso a los datos, lo que traslada el foco de la seguridad a las propias redes, cada vez más diversificadas y extendidas. Por ello, los expertos indican que la estabilidad y la protección de los nodos de interconexión será cada vez más importante, algo que ya se ha notado en 2018. Además, la protección de las redes internas y de los dispositivos conectados será fundamental para construir un ecosistema digital seguro en las organizaciones.

Planificación coordinada desde la Administración: La diversificación de las redes de interconexión, que requerirá nuevos nodos en importantes ciudades, depende mucho de la planificación. Y, según los expertos, a partir del año que viene se verá cómo los gobiernos de varias capitales importantes desarrollarán planes para facilitar la creación de estos nodos de comunicaciones, a través de planes estratégicos en los que se involucrarán los principales agentes económicos. España será un ejemplo de ello, ya que Madrid se ha convertido en un importante foco de atención para los operadores de redes de interconexión como DE-CIX, y para los proveedores de servicios en la nube. Gracias a las inversiones de estas compañías y a la colaboración del gobierno local la capital española se está convirtiendo en el punto de intercambio de Internet que más crece en el mundo, y otras ciudades europeas están siguiendo su estela.