Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La impresión 3D consolida su crecimiento de cara a los próximos años

  • Infraestructura

impresion 3D industria

En 2019 la impresión 3D va a dar un importante salto hacia nuevos sectores y, según las últimas cifras de IDC, este año el gasto en estos sistemas crecerá un 21,2% hasta los 13.800 millones de dólares. Con este punto de partida, los expertos pronostican que tendrá un crecimiento anual (CAGR) del 19,1% durante los próximos cinco años, a medida que expande sus casos de uso en nuevas industrias.

Los sistemas de impresión 3D han pasado de ser tecnologías para el prototipado rápido a convertirse en herramientas válidas para la fabricación de productos finales. Esto se ha logrado a través del desarrollo de las tecnologías más avanzadas de impresión 3D y gracias a los nuevos materiales base, entre los que se encuentran los metales, las resinas cerámicas y otros componentes orgánicos e inorgánicos. Estos avances están logrando que la impresión 3D pueda encontrar nuevos casos de uso en sectores para los que hasta ahora era una meta curiosidad, una herramienta utilizada únicamente para crear prototipos, o donde no tenía lugar. Según la guía semestral de gastos de impresión 3D, elaborada por IDC, todo este desarrollo dará grandes frutos en 2019, cuando el mercado de impresión 3D crecerá un 21,2% hasta los 13.800 millones de dólares. Además, los expertos pronostican que continuará creciendo a una tasa interanual compuesta (CAGR) del 19,1% durante los próximos cinco años, alcanzando los 22.700 millones de dólares en 2022.

En palabras de Marianne D’Aquila, gerente de investigación de Customer Insights and Analisys de IDC, “Como se anticipó, estamos viendo una adopción más amplia de los casos de uso de impresión 3D en todo el mundo. La impresión 3D ha ido más allá de sus primeros días de creación de prototipos en la fabricación y se está extendiendo a otros casos de uso e industrias. Se están alcanzando nuevas formas de obtener beneficios de una impresión personalizada y más rentable, como lo demuestra el aumento del gasto en repuestos para la fabricación en el mercado secundario, modelos quirúrgicos en la salud y diseños arquitectónicos en servicios profesionales, por nombrar algunos”.

En este contexto, durante 2019 se espera que el gasto conjunto en impresoras 3D y materiales represente más de dos tercios del gasto total del sector, llegando hasta 5.300 y 4.200 millones de dólares, respectivamente. El gasto en servicios ocupará la tercera posición, con 3.800 millones de dólares, siendo encabezado por los servicios de repuestos y de integración de sistemas. Además, destaca que los segmentos de materiales y software relacionado con la impresión 3D serán en los que más rápido crecerá el gasto, con una previsión del 20,3% y del 17,2% (CAGR) durante los próximos cinco años, respectivamente.

A nivel sectorial, la industria que liderará el gasto en impresión 3D entre 2018 y 2022 será la fabricación discreta. El segundo lugar será para los proveedores de atención médica, que generarán un gasto de casi 1.800 millones de dólares en 2019. A continuación se situará la educación (1.200 millones) y los servicios profesionales (898 millones). Y, en quinta posición, se situará la impresión 3D de consumo, que representará menos del 5% del gasto total mundial, con 647 millones de dólares. Aunque, según las previsiones de IDC, para 2022 la fabricación de procesos alcanzará la quinta posición, actualmente ocupada por el gran consumo.

Cabe destacar que los segmentos que más crecerán en período pronóstico 2018-2022 serán el de la salud y el transporte, que aumentarán a un ritmo anual (CAGR) del 29,8% y 28,3%, respectivamente. Esto da una muestra de cómo las nuevas tecnologías de fabricación mediante impresión 3D están encontrando su lugar en nuevos sectores. En este caso, por las mejoras que ofrecen en campos como las prótesis personalizadas o las piezas de alta tecnología para vehículos.

IDC destaca que los principales casos de uso para esta tecnología son el prototipado rápido, que aún se mantiene como un uso preferente para determinadas tecnologías de impresión tridimensional, las piezas de recambio y las piezas para nuevos productos. Solo en la fabricación discreta, estas tres categorías representarán el 43% del gasto en 2019. Por su parte, los objetos dentales y de apoyo a la atención médica ocuparán la cuarta y quinta posición, dos ámbitos en los que se lleva varios años trabajando con nuevos materiales y técnicas de impresión. Y los segmentos que más van a crecer hasta 2022 serán los nuevos casos de uso de impresión de tejidos, órganos y hueso (42,9% CAGR) y las nuevas tecnologías para la odontología (33,1% CAGR).

Según ha afirmado Tim Greene, director de investigación en periféricos de impresión e impresión 3D de IDC, “Hemos visto un gran desarrollo en la tecnología de impresión 3D en 2018. Los incrementos rápidos en las velocidades de producción, combinados con los principales avances en materiales de impresión 3D, están permitiendo el uso de la impresión 3D en la fabricación en una amplia gama de aplicaciones”. Añadió que “A medida que más usuarios reconocen estos beneficios, están buscando más formas de usar la tecnología, lo que impulsa mayores niveles de utilización de equipos para creación de prototipos, herramientas y fabricación real”.

A nivel regional, IDC ha indicado que en 2019 Estados Unidos continuará siendo el país que acaparará el mayor volumen del gasto global, con casi 5.000 millones de dólares. A continuación se situará Europa Occidental, con 3.600 millones, y China (casi 2.000 millones). Pero las regiones en las que más crecerá el gasto hasta 2022 serán América Latina (25,3% CAGR) y China (21,6% CAGR). Y destaca que cinco de las nueve regiones principales a nivel mundial registrarán un crecimiento anual superior al 20% durante el período 2018-2022. Con estas perspectivas, la industria de fabricación 3D va a recibir un importante impulso en los próximos años, lo que le permitirá seguir desarrollando nuevas tecnologías que impulsarán un concepto de fabricación personalizada, más ecológica y más rentable.