La nube, Wi-Fi y la seguridad serán tendencia en el mercado de networking

  • Infraestructura

Networking, redes, tecnología

Un año más, la nube será una parte fundamental dentro de las tecnologías aplicadas a la infraestructura de red. Para 2025, el 60% de la oferta de soluciones de infraestructura, seguridad, gestión del dato y redes requerirán plataformas de gestión basadas en cloud que ofrezcan capacidades de automatización y reducción de costes.

  Recomendados....

» ¿Qué tendencias tecnológicas marcarán este año 2023? Ver
» Customer Data Platform: datos unificados y experiencia mejorada Leer
» Formas prácticas de optimizar costes IT en el gasto cloud Guía
» Sistemas de comunicaciones unificadas para el éxito Informe

En base a opiniones de expertos tanto externos como de la propia organización, Extreme Networks ha recogido las principales tendencias que en opinión de la compañía definirán el mercado de redes corporativas a lo largo de 2023, en los diferentes segmentos de mercado y tecnologías:

--Gestión cloud en la entrega de servicios y aplicaciones. El foco de muchos administradores de red en garantizar la calidad de servicio y la experiencia de uso de aplicaciones puede dar un nuevo impulso a la gestión de red cloud. El uso de redes SD-WAN, que pueden ser monitorizadas desde la nube y permiten extender la conectividad sin impactar en el rendimiento de la red, permitirán la prestación de servicios de TI basados en datos reales del funcionamiento de la red, así como abordar las incidencias de servicio antes de que se conviertan en problemas generalizados.

--Wi-Fi ganará la batalla a las redes privadas 5G. Si bien las redes 5G privadas ofrecen algunos beneficios destacables, tienen un importante coste oculto. Y es que la mayoría requieren una red física completamente nueva, lo que las hace mucho más costosas de lo que parece a primera vista. Por el contrario, las redes Wi-Fi y arquitecturas basadas en fabric permiten una fácil segmentación de la red y una prestación de servicios de alta calidad, por lo que se posicionan como la opción más práctica.

--Garantizar la seguridad en un perímetro infinito. Los modelos de trabajo híbrido obligan a revisar y actualizar el modelo de seguridad. A medida que los usuarios, los dispositivos y las aplicaciones se desvinculan de las redes y la infraestructura controladas por el departamento de TI, los CIOs se enfrentan al reto de garantizar una conectividad segura para sus usuarios cuando acceden a aplicaciones críticas para el negocio, independientemente de su ubicación. En este nuevo contexto es imperativo que se centren en las estrategias de seguridad basadas en la identidad del usuario y en la revalidación de los usuarios para cada sesión, lo que ayuda a aumentar el nivel de seguridad de la red.

--Formación en seguridad. Las amenazas de ciberseguridad seguirán creciendo tanto en número como en sofisticación. Dada la creciente dependencia de la infraestructura de red y el hecho de que muchos empleados accedan a los activos de TI desde ubicaciones remotas, se requerirán cambios en la cultura de empresa para concienciar a los empleados sobre la seguridad y promover buenas prácticas.

--PoE, tecnología imprescindible en entornos de Smart Building. La capacidad PoE se ha utilizado hasta ahora principalmente para alimentar cámaras de seguridad y teléfonos IP. Pero este sistema de alimentación eléctrica de bajo voltaje tiene muchas posibilidades, ya que reduce el coste de agregar cableado e incrementa las capacidades de inteligencia a los dispositivos que se alimentan con este sistema, y las organizaciones comienzan a sacarle partido. Por ejemplo, los sistemas de iluminación inteligente pueden cambiar las luces para dirigir el flujo de tráfico peatonal durante una emergencia, o la señalización digital puede volverse más eficiente y ahorrar energía al apagarse cuando no hay nadie cerca.

-- Capacitación en IA/ML. Son dos áreas en las que las organizaciones invertirán, lo que requerirá además cierto nivel de inversión en competencias básicas de programación e ingeniería de datos para el personal de TI. El desarrollo de estas habilidades es vital para sacar el máximo partido a las tecnologías de AI/ML y aplicarlo a la gestión de red y seguridad, maximizando el retorno de la inversión de los proyectos de transformación digital.