Progreso de las estrategias de nube híbrida y multicloud

  • Cloud

cloud nube empresa

Para mejorar la resiliencia empresarial y la protección de datos muchas organizaciones han adoptado una estrategia basada en la nube híbrida o en múltiples nubes. Aunque en muchos casos este cambio requiere el apoyo de socios externos para la planificación y administración de activos cloud, el resultado es una mayor optimización de costos, un mejor rendimiento y cumplimiento normativo.

  Recomendados....

» Tendencias TI 2023 y factores que influirán en su despliegue Webinar
» Nueve formas prácticas de optimizar los costes IT Guía
» 5 aspectos a evaluar en su sistema telefónico y claves para aumentar su éxito Leer

La nube se ha convertido en uno de los pilares de las organizaciones digitalizadas, pero la estrategia de las empresas ha ido cambiando desde que comenzaron a utilizar esta tecnología. Cada vez más empresas migran sus cargas de trabajo críticas y sus datos a entornos cloud y la estructura se ha vuelto más compleja y ha revelado nuevos problemas. Entre ellos está la falta de control sobre los activos alojados en la nube, los nuevos riesgos de seguridad o el bloqueo de proveedores.

Al mismo tiempo, a raíz de la pandemia se ha hecho necesario ampliar las redes empresariales para incluir los nuevos entornos de trabajo remoto y las infraestructuras en el borde, lo que ha llevado a una mayor diversificación de TI y ha elevado la preocupación sobre ciberseguridad y protección de datos. La respuesta para muchas empresas ha sido adoptar una estrategia de nube híbrida o de múltiples nubes, que les está permitiendo optimizar los costos y reducir la dependencia de un único proveedor de la nube.

Según los investigadores de Frost & Sullivan, muchos factores han confluido para impulsar la adopción de la nube híbrida y multicloud, como la expansión de las cargas de trabajo a nuevas ubicaciones en el borde, la aplicación de políticas BYOD (Bring Your Own Device) o el desacoplamiento de las aplicaciones y los servicios de infraestructura en los que se ejecutan. En los últimos años los departamentos de TI han ido añadiendo nuevas infraestructuras y plataformas en las instalaciones locales y en la nube para adaptarse a todos estos cambios, construyendo una nube híbrida corporativa.

Por otor lado, las empresas están evaluando con más cuidado sus necesidades de infraestructura y están siendo más selectivos con la elección de proveedores de servicios en la nube, contratando a diferentes proveedores de nube pública o adoptando un entorno multicloud. La última investigación de Frost & Sullivan revela que en 2021 el 41% de las empresas de todo el mundo habían implementado una arquitectura de nube híbrida, mientras que un 36% utilizaba un entorno de múltiples nubes.

La nube híbrida ha proporcionado a las organizaciones una mayor visibilidad, control, protección y seguridad de datos avanzada, así como capacidades de análisis. Aunque otras empresas están teniendo grandes dificultades para administrar sus activos en un entorno unificado. Aunque los expertos señalan que muchas empresas no están logrando alcanzar el escenario híbrido ideal por la gran complejidad, las estructuras de los equipos o los desafíos internos de la organización, como la dificultad para administrar de forma integral las políticas, las aplicaciones y la seguridad entre proveedores.

Toph Whitmore, director de Industria de Frost & Sullivan, explica que “el desarrollo de zonas de aterrizaje robustas en diferentes nubes públicas y privadas abre un 'menú refinado' y permite a los desarrolladores consumirlo de una manera efectiva que aún se ajusta a la gobernanza y la orientación corporativa”. Pero dice que la gran complejidad de los nuevos entornos está llevando a muchas empresas a contratar a socios externos para diseñar su estrategia cloud y su hoja de ruta, “externalizando de manera creativa áreas particulares de implementación y administración de la nube”.

Destaca cómo los proveedores de servicios administrados pueden ayudar mucho a las empresas a implementar con éxito entornos híbridos y de múltiples nubes para superar las barreras que imponen la falta de experiencia interna y ofrecer más confianza a los accionistas. Las principales ventajas que puede aportar este apoyo están en el acceso a servicios de última generación, la mayor eficiencia operativa o las mejoras en el cumplimiento normativo.