Cambios en el mercado de servicios administrados

  • Negocios

gestión servicios TI

En la primera mitad de 2022 el volumen de contratos de servicios administrados ha descendido ligeramente, pero el valor de las operaciones ha aumentado considerablemente. Los analistas de IDC anticipan que los problemas en la economía afectarán al mercado de servicios, pero también se generarán nuevas oportunidades gracias a la tendencia de digitalización empresarial.

Según el último estudio realizado por IDC, en el primer semestre de 2022 se han firmado más de 720 contratos de servicios administrados en todo el mundo, con un valor estimado de 48.000 millones de dólares. El número total de acuerdos ha descendido con respecto a la primera mitad de 2021, pero el tamaño promedio de estos contratos ha aumentado un 20%, y el valor total del contrato (TCV) casi se ha duplicado.

Como explica Supriya Kamath, gerente senior de investigación de Servicios Globales y Tendencias del Mercado, en IDC, la pandemia ha acelerado la adopción de tecnologías digitales. Sobre todo, las enfocadas a proporcionar espacios de trabajo digital, para garantizar la continuidad del negocio, reducir las interrupciones, mejorar la flexibilidad y la productividad empresarial. Kamath dice que “el impulso para convertirse en una organización digital first ha creado oportunidades para los proveedores de servicios administrados con la experiencia y los recursos para facilitar estos esfuerzos”.

Su investigación revela que en torno al 94% de los acuerdos suscritos en el primer semestre de 2022 correspondieron al mercado de subcontratación de TI, y un 6% fueron acuerdos de subcontratación empresarial. En su mayoría, los contratos de externalización de TI se centraron en la transformación digital, la migración a entornos de la nube y la modernización tecnológica.

Por otro lado, en estos seis primeros meses se ha producido un descenso del 40% en los acuerdos de subcontratación de procesos comerciales (BPO), cuyo valor total ha descendido casi un 50% interanual. Según los analistas de IDC, esto se debe a una mayor adopción de tecnologías de automatización y habilitadas para IA, que están reemplazando a los tradicionales contratos BPO. Fruto de ello, en el primer semestre de 2022 solo se ha firmado un gran acuerdo BPO (por encima de 500 millones de dólares), mientras que en el mismo período de 2021 se rubricaron dos contratos de esta envergadura.

El informe de IDC indica que el 58% de los acuerdos de servicios administrados cerrados en la primera mitad del año se firmaron en Estados Unidos y el 32% en Europa Occidental. Mientras tanto, en Asia Pacífico (excluyendo Japón y China) se ha visto un ligero aumento, sobre todo gracias a la contribución de Australia. En cuanto a la industria, los acuerdos firmados con el sector público representaron alrededor del 60% del TCV, casi un 10% más que en 2021.

Aquí ha destacado especialmente la industria de la salud, que está realizando grandes avances hacia la digitalización, y varios acuerdos importantes relacionados con la digitalización gubernamental. Por otra parte, el sector financiero representó en torno al 12% del TCV, incluyendo a los bancos, los servicios financieros y de seguros.

De cara al futuro cercano, Kamath pronostica que la cantidad de acuerdos firmados en todo 2022 podría resentirse como consecuencia de la desaceleración económica que se espera en varios sectores y regiones económicas. Pero no cree que el impacto vaya a ser muy significativo, ya que el gasto en TI seguirá aumentando como parte de los planes de crecimiento de la mayoría de empresas, sobre todo el gasto en servicios digitales.