Nuevos desafíos para los proveedores de servicios administrados en la nube

  • Cloud

tendencias cloud

Los proveedores de servicios administrados están encontrando grandes oportunidades de negocio gracias a la transición que las empresas están haciendo hacia la nube. Pero este ecosistema en constante evolución requiere más inversión y plantea nuevos retos que deben superar para mantener su competitividad y ganar presencia en un mercado que muestra una gran proyección de cara al futuro.

Recomendados: 

Cloud: en busca de la agilidad Encuesta

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Con la transición que está haciendo las empresas hacia los ecosistemas de infraestructura, servicios y aplicaciones en la nube, los proveedores de servicios administrados (SP) están encontrando un terreno fértil donde desarrollar nuevos modelos de negocio para satisfacer la demanda de los clientes en relación a la nube, tanto de las gandes empresas como de las PYMEs. Pero no todo son oportunidades, ya que este nuevo ecosistema requiere inversiones adicionales y plantea nuevos desafíos que se deben abordar para ganar posiciones en un mercado cada vez más competitivo.

En la última encuesta Managed CloudView 2021, elaborada por IDC, los investigadores han identificado una serie de retos a los que se enfrentan los proveedores de servicios administrados. Estos tienen que ver con la expansión y la mayor complejidad de los entornos tecnológicos de sus clientes que, además de la infraestructura y servicios tradicionales, ahora también incluyen diferentes soluciones ofrecidas por los proveedores de la nube pública.

Estrategia de nube y resiliencia empresarial: una capacidad que se ha convertido en una prioridad fundamental a raíz de la pandemia es la resiliencia, por lo que las empresas están buscando nuevas capacidades para estar mejor preparados ante posibles interrupciones. Esto abarca servicios en la nube pública (IaaS, PaaS y SaaS), tecnologías y procesos innovadores (IoT, infraestructura Edge, Blockchain…) y plataformas de gestión de múltiples nubes para orquestar las diferentes soluciones ofrecidas por los proveedores cloud.

Transición acelerada: por ahora solo unas pocas organizaciones han migrado toda su infraestructura TI a la nube, pero en los próximos años va a acelerarse esta transición, algo que no está siguiendo el mismo ritmo en cada país o región. A causa de ello, el ahorro de costes general en los servicios en la nube será de un 40% este año, frente al 37% de 2019.

Madurez empresarial: los clientes están recurriendo a los servicios administrados en la nube para agilizar su TI, generar nuevos ingresos y mejorar la experiencia del cliente. Pero los expertos de IDC aseguran que todavía existe mucha preocupación por garantizar las condiciones de los acuerdos de niveles de servicio (SLA), el rendimiento de TI para aplicaciones críticas y la seguridad. Estos son campos en los que los SP deberán trabajar para captar más clientes con un elevado grado de madurez digital, que son las que planean incrementar más el gasto en los próximos 12 a 24 meses.

Estrategia de abastecimiento: la mayoría de las empresas prefiere que un proveedor de servicios administrados se encargue de gestionar la nube pública y cualquier otro activo que esté alojado en la plataforma del proveedor de nube pública. Con ello buscan obtener mejores comunicaciones y que se cumplan los acuerdos SLA. Aunque la mayoría de empresas tiene preferencia por las herramientas de gestión de cada proveedor cloud, lo que plantea dificultades a los SP.

Automatización avanzada: en torno al 40% de las empresas está empleando capacidades no-code/low-code como parte de sus servicios administrados en la nube, y otro 30%-35% tiene intención de hacerlo en los próximos dos años. En IDC explican que las empresas se están centrando el mejorar la eficiencia de las operaciones de TI y en alinear el consumo de TI con cada necesidad individual, y quieren que la inteligencia artificial/cognitiva forme parte de los servicios gestionados en la nube, lo que requiere nuevos esfuerzos por parte de los proveedores.

Expectativas operativas: los clientes de servicios administrados en la nube están convencidos de que los Centros de Excelencia (CoE) son fundamentales para garantizar la eficiencia operativa, pero los centros de control centralizados y las unidades de negocio para los proveedores de la nube pública también son importantes en algunos sectores. Y muchas organizaciones recurren a los proveedores cloud para reducir las emisiones de carbono en sus centros de datos, lo que impone nuevos requisitos para los proveedores de servicios administrados en la nube.

Diferentes modalidades de nube: por el momento, la mayoría de empresas prefiere aprovechar sus activos de TI para construir una nube privada, en vez de comprar nubes privadas preconfiguradas, pero gran parte de ellas prefiere utilizar servicios de la nube pública en vez de nubes privadas para una amplia variedad de necesidades. Por ejemplo, la productividad, el ROI y la utilización de recursos. Por ello, en IDC afirman que el papel de la nube pública como parte de una estrategia híbrida es ofrecer capacidades de la nube pública IaaS que no se encuentran en las nubes privadas, lo que permite satisfacer aumentos inesperados de demanda, por ejemplo.

Teniendo en cuenta todos estos desafíos, David Tapper, vicepresidente de programa, Outsourcing y Managed Cloud Services en IDC, dice que “para garantizar el éxito en el mercado de servicios gestionados en la nube, será necesario que los proveedores de servicios administrados proporcionen un medio para adaptar su talento, tecnologías, procesos y estructuras organizativas para satisfacer las necesidades del cliente”. Y también para “integrar los servicios profesionales en los servicios gestionados en la nube, enfatizar la centralidad del cliente y trabajar con los socios proveedores de servicios en la nube”, lo que les permitirá mejorar la posición de los clientes y aprovechar nuevas oportunidades de mercado.

Para ello, Tapper señala que “deberán invertir en ofertas sostenibles para el cliente con conciencia social, crear un centro de operaciones comerciales, incorporar una plataforma de gestión de multinube inteligente y unificada, implementar un modelo de gobernanza sólido y crear centros de excelencia y laboratorios para plataformas en la nube”.