Se expande el mercado de servicios administrados por IoT

  • Infraestructura

IoT

El progreso de las tecnologías conectadas y las nuevas redes de comunicaciones de baja latencia está generando nuevas oportunidades de negocio para los proveedores de servicios administrados por IoT. En los próximos cinco años se espera que las empresas aceleren la adopción de este tipo de servicios, multiplicando los ingresos de un mercado que seguirá progresando gracias a la aportación de nuevos sectores que están acelarando su transformación digital en busca de más agilidad, inteligencia y seguridad.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Muchas empresas están mirando con un interés creciente las posibilidades que ofrecen las tecnologías basadas en dispositivos conectados, pero no quieren añadir excesiva complejidad a su cada vez más diversificado entorno TI. Por ello, recurren a proveedores de servicios administrados por IoT, que se están convirtiendo en aliados de mucho valor para industrias como el comercio minorista, la atención sanitaria, el suministro de energía y diferentes servicios públicos.

Los expertos de Frost & Sullivan han realizado una prospección de este incipiente mercado y concluyen que  en los próximos cinco años se va a producir un crecimiento acelerado del mercado de servicios administrados por IoT. Esto se irá produciendo a medida que las empresas vayan dándose cuenta del valor que tiene contar con asistencia en áreas en las que la tecnología está evolucionando más rápido que su capacidad para adoptar las innovaciones más recientes.

Por ejemplo, la conectividad, la seguridad, la diversificación de la infraestructura TI, la generación de datos desde fuentes altamente distribuidas y la administración de los mismos. En estos y otros aspectos necesitarán recurrir a terceras partes que proporcionen servicios de administración por IoT, reduciendo la complejidad y facilitando la adaptación a una nueva realidad en la que los dispositivos conectados estarán presentes en muchos entornos tradicionalmente desconectados.

Las previsiones de Frost & Sullivan son que el mercado podría aumentar su valor desde los 53.560 millones de dólares registrados en 2002 a unos 166.710 millones para el año 2025, un crecimiento verdaderamente explosivo. En su informe, Deepali Sathe, analista senior de la industria de Frost & Sullivan, comenta que “si bien la reciente pandemia afectó negativamente la expansión en las verticales, se espera que el impacto sea a corto o mediano plazo, y las empresas se recuperarán”. 

Explica que “la adopción de tecnología en las verticales ha aumentado a medida que el Los beneficios de IoT se cuantifican para que las empresas pasen de la etapa piloto y de prueba de concepto a la implementación”. Por ello, en F&S esperan que casi todas las verticales, especialmente la fabricación, el comercio minorista, la tención sanitaria, los servicios públicos y los proveedores de energía incrementarán su inversión en servicios administrados por IoT, como parte de su estrategia de digitalización.

Sathe explica que “se espera que APAC sea la región de más rápido crecimiento, seguida de América del Norte. Las disparidades regionales en términos de desarrollo de infraestructura y regulaciones son un desafío para los operadores de redes móviles, un segmento importante dentro de la conectividad de IoT de pago. América del Norte y Europa lideran la implementación de 5G, LTE-M y Narrowband-IoT (NB-IoT), pero los altos costos del espectro conducen a un mayor costo de los servicios, lo que afecta a los proveedores”.

Por su parte, América Latina, África y ciertas regiones de Asia seguirán estando por detrás en la adopción de estos servicios, ya que tadavía tienen una presencia mayoritaria de tecnologías 2G y 3G, inadecuadas para proporcionar servicios de conectividad IoT apra las nuevas tecnologías. Aunque Sathe afirma que “en APAC, algunos países están a la cabeza ya que los gobiernos promueven el desarrollo de infraestructura”.