La protección de dispositivos IoT impulsa un mercado emergente de seguridad

  • Seguridad

ciberseguridad IoT

El despliegue de redes de dispositivos Internet of Things progresa a buen ritmo, a medida que nuevas industrias recurren a estas tecnologías para avanzar en la transformación digital y la automatización. Esto incrementa mucho la superficie de ataque para los ciberdelincuentes, lo que va a impulsar los ingresos del mercado de seguridad IoT en los próximos años, pudiendo llegar a 16.800 millones de dólares para 2026.

Recomendados: 

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar 

Cambio de enfoque en el departamento de TI para mejorar la seguridad de la empresa Leer 

Stormshield Endpoint Security Leer 

Las redes de dispositivos conectados IoT se están extendiendo en muchas organizaciones, desde administraciones públicas a hospitales, fábricas, almacenes, comercios y otras empresas que recurren a estas tecnologías para todo tipo de usos. Por ejemplo, la automatización de fábricas, el seguimiento de activos, la seguridad y un número creciente de aplicaciones que están surgiendo a raíz de las nuevas estrategias de transformación digital. Pero con el aumento de tecnologías conectadas también se incrementan los riesgos de seguridad, y los responsables de TI están incrementando la demanda de soluciones de seguridad diseñadas especialmente para los entornos IoT.

Según muestran los últimos datos de ABI Research, los ingresos del mercado de servicios de seguridad para IoT crecerán rápidamente en los próximos años, pudiendo alcanzar un volumen de 16.800 millones de dólares para el año 2026. En su opinión, este progreso se deberá a la creciente demanda de soluciones de gestión segura de dispositivos, seguridad de la red, alojamiento seguro de los datos, gestión de dispositivos inalámbricos y las actualizaciones de firmware.

Dimitrios. Pavlakis, analista de seguridad digital de ABI Research, explica en su informe que “la gran expansión de las comunicaciones de IoT y de los activos interconectados se ha convertido en un objetivo bastante atractivo para los ciberataques, que han aumentado en intensidad y sofisticación año tras año”. Además, afirma que “desde el inicio de la pandemia, las demandas de digitalización y automatización han aumentado drásticamente para la mayoría de los mercados finales, mientras que los servicios de seguridad digital luchaban por mantener las operaciones de IoT empleando infraestructuras TI ya sobrecargadas por los activos de tecnologías operativas (OT)”.

Esto ha generado mucha incertidumbre sobre la seguridad de los dispositivos IoT, especialmente en industrias muy sensibles a los ataques cibernéticos, como son la atención médica, la industria manufacturera y otros sectores con una gran carga de Tecnología Operativa inherente a su actividad industrial. Esto ha llevado a que, tras una época en que la mayoría de empresas han “salido del paso” con las estrategias que ya habían desplegado, han reconocido la importancia de recurrir a soluciones de seguridad pensadas específicamente para entornos IoT, algo que a la larga de ha demostrado ventajoso, incluso en términos de ROI.

En palabras de Pavlakis, “el estado mediocre de la seguridad digital en IoT no es algo nuevo, y ciertamente tenemos un largo camino por recorrer antes de alcanzar un ecosistema suficientemente optimizado. Pero tener la gestión de activos, las inversiones en seguridad y las estrategias de monetización de IoT como parte de la misma ecuación es sin duda un cambio muy bienvenido”. Por ello, afirma que “los proveedores de servicios para implementaciones tanto en la nube como en las instalaciones deben prestar atención, adaptar y expandir en gran medida su cartera de soluciones para brindar un mejor servicio a sus clientes”.