Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumentan las necesidades de ciberseguridad para dispositivos IoT

  • Seguridad

ciberseguridad IoT

Las empresas de diferentes sectores están avanzando en el despliegue de redes de dispositivos IoT para digitalizar y automatizar sus operaciones, lo que está revelando nuevas necesidades de ciberseguridad. Esto hará que el mercado de servicios de autentificación de dispositivos siga creciendo hasta 2026, para cuando podría alcanzar un valor de 8.400 millones de dólares.

Recomendados: 

Control de acceso a red (NAC) en la era del IoT y BYOD Leer 

Movilidad e IoT, la nueva frontera de la ciberseguridad Webinar ondemand

El avance de las tecnologías IoT se enfrenta a numerosos problemas de ciberseguridad, ya que las empresas necesitan garantizar la seguridad de sus infraestructuras y sus datos, y estas tecnologías incrementan los posibles puntos de entrada a ciberataques. Esto está llevando a los proveedores e implementadores de IoT a adoptar nuevas soluciones de seguridad por hardware, un enfoque que permite proteger los dispositivos de forma más efectiva.

Esta tendencia responde a la urgente necesidad de asegurar las nuevas infraestructuras IoT, ya que, según los expertos, las conexiones IoT en los principales mercados superarán los 23.000 millones para el año 2023, y en este tiempo será fundamental combatir las crecientes amenazas. Como resultado de esta tendencia los expertos de ABI Research prevén que los proveedores e implementadores de estas tecnologías van a implementar masivamente diferentes opciones de seguridad digital pensadas para proteger las flotas administradas y los propios dispositivos conectados.

Entre estas soluciones se encuentran los que proporcionan autentificación segura por hardware, que se sitúan entre las principales prioridades de inversión en la industria IoT. Según sus pronósticos, estas tecnologías seguirán aumentando su presencia en el sector en los próximos años y se espera que puedan generar unos ingresos de hasta 8.400 millones para el año 2026.

Como explica Dimitrios Pavlakis, analista de la industria en ABI Research, “existen varias tecnologías clave que giran en torno a la seguridad de autenticación, que actualmente transforman la cadena de valor del dispositivo IoT. Los elementos principales entre ellos giran en torno a la emisión de identidad de IoT, el aprovisionamiento, la autenticación, la gestión del ciclo de vida de la clave de cifrado, la gestión de acceso y la certificación”.

Esa variedad de tecnologías responde a las diferentes vertientes de seguridad en el campo de IoT y, según detalla Pavlakis, “tal como está actualmente, IoT no es un entorno seguro para futuras implementaciones, y tanto los jugadores de IoT como los proveedores de seguridad digital son conscientes de eso”. Aunque destaca que actualmente se está cambiando la percepción de los riesgos, reconociendo que las amenazas a las que se enfrentan los entornos IoT son importantes.

En su opinión, se está produciendo un notable cambio de mentalidad “y un aumento de la inversión para tecnologías de autenticación segura en todo el ecosistema de IoT”. Por otro lado, dice que “la mala noticia es que esto también da lugar a muchas ofertas de gestión de IoT con niveles cuestionables de seguridad e inteligencia”. Dada la gran cantidad de variables que intervienen en la seguridad de las redes de dispositivos conectados, los proveedores adoptan diferentes enfoques.

Por ello, Pavlakis afirma que “el hecho de que las inversiones en seguridad cibernética deban profundizar en los requisitos de implementación de IoT no significa que las variables operativas no se contabilicen. La capacidad de ancho de banda, los requisitos de conectividad, las especificaciones operativas y la heterogeneidad del dispositivo, la huella digital y la potencia de procesamiento, las dependencias de la nube en el borde, la telemetría y la inteligencia son factores clave que deben abordarse para obtener un crecimiento sostenible para el IoT en el futuro”.