Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La seguridad integrada por hardware se convierte en fundamental para la industria IoT

  • Seguridad

chip procesador

El ecosistema digital de las empresas es cada día más variado, y en los próximos años se verá inundado de dispositivos conectados, lo que incrementará la superficie de ataque disponible para los ciberdelincuentes. Este problema está revelando la importancia de la seguridad integrada por hardware, unas tecnologías cuyo mercado va a crecer rápidamente en los próximos cinco años.

Los ordenadores de corte profesional y los teléfonos móviles y tabletas de gama alta son algunos de los principales dispositivos que han comenzado a integrar componentes de seguridad a nivel de hardware. Esto se debe a que son puntos de entrada importantes para los ciberdelincuentes, y los fabricantes han apostado por soluciones que refuercen al máximo las capacidades para cifrar contraseñas, datos biométricos y otra información altamente sensible que se maneja en estos equipos.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Pero según todos los indicadores, en los próximos años se va a producir un despliegue masivo de nuevos dispositivos IoT de uso empresarial y gubernamental, en la automatización de diferentes industrias, en los hogares y en las ciudades inteligentes. Todo esto va a ampliar mucho la superficie de ataque disponible para los ciberdelincuentes, por lo que los clientes y proveedores de tecnología van a apostar cada vez más por la seguridad integrada por hardware, que es el mejor punto de partida para proteger sus infraestructuras.

Según la última investigación de ABI Research, entre este año y 2024 el avance de IoT va a ser responsable de gran para del crecimiento previsto para el mercado de hardware para la seguridad integrada, que para el año 2024 alcanzará unos envíos de 5.300 millones de unidades, el doble que en 2019. Como explica Michela Menting, directora de investigación de Seguridad Digital en ABI Research en su último informe sobre este mercado, “la seguridad basada en hardware ofrece una mejor protección contra la manipulación y la interferencia que su contraparte basada en software, porque es más difícil alterar o atacar el dispositivo físico o los puntos de entrada de datos”.

Pero destaca que actualmente el porcentaje de dispositivos IoT protegidos por hardware seguro no llega al 10% del total. Aunque también señala que las tecnologías de seguridad integrada en hardware están evolucionando rápidamente, y los fabricantes están volcándose en acelerar la innovación para lanzar productos enfocados a la seguridad de los nuevos dispositivos IoT. El factor de forma es uno de los aspectos clave y, además de los equipos adaptados a plataformas preexistentes en la industria tecnológica, como Trusted Platform Modules (TPM), Trusted Execution Environments (TEE), NFC y circuitos integrados de autentificación, muchos fabricantes están explorando las tecnologías más demandadas e el ámbito de IoT, como la seguridad integrada en las propias SIM y en los chips microcontroladores.

Esto ofrece a los fabricantes de equipos originales nuevas capacidades de seguridad que se pueden adaptar a sus casos de uso específicos, que muchas vences no pueden aprovechar las ventajas de las plataformas tradicionales de seguridad por hardware. El informe de ABI Research destaca que los mayores niveles de seguridad se alcanzarán en las categorías de productos TPM y TEE, que se emplean por ejemplo en los vehículos, pero poco a poco irán aumentándose las capacidades de inviolabilidad de los nuevos estándares como eSIM o circuitos integrados de autentificación, que ya están empezando a verse en ciertos dispositivos de consumo como los smartphones de gama alta de ciertos fabricantes, y que darán el salto a IoT.

En opinión de Menting, “ciertamente, este dinamismo significa que hay muchas oportunidades en el mercado para nuevas tecnologías de hardware seguro dirigidas a IoT. La aparición de iSIM, microcontroladores seguros con funcionalidad TEE e incluso microprocesadores híbridos de doble núcleo y procesadores de aplicaciones son un testimonio de la creciente demanda de seguridad integrada”. Y ya se está constatando un recrudecimiento de la competencia entre los principales proveedores, que ante el futuro crecimiento del mercado quieren posicionarse lo más alto posible en el ranking.