Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los gobiernos siguen invirtiendo en IoT para puntos finales

  • Infraestructura

IoT seguridad

En el futuro la seguridad ciudadana se apoyará mucho en los dispositivos conectados, que tienen aplicaciones en campos como la vigilancia, la identificación de personas o el control de acceso, entre otros. Por ello los gobiernos están invirtiendo en IoT para la electrónica y las comunicaciones en puntos finales, y en 2020 aumentarán aún más el gasto en estas tecnologías.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

La persistencia del ransomware Webinar 

La pandemia está obligando a la mayoría de organizaciones a contener el gasto en muchas áreas, y lo mismo le ocurre a las administraciones públicas. Aunque estas necesitan seguir avanzando en ciertas áreas de la transformación digital, algunas directamente relacionadas con la lucha contra la pandemia. Por ello, muchos gobiernos han seguido invirtiendo en tecnologías como Internet of Things para puntos finales, por ejemplo, para la vigilancia de espacios públicos y otros usos relacionados con los proyectos de Smart City.

Los analistas de la consultora Gartner han realizado un estudio para evaluar el comportamiento del mercado de IoT para proyectos gubernamentales, en el que prevén que este año el mercado de comunicaciones y electrónica IoT de punto final para gobiernos alcanzará un valor de 14.700 millones de dólares, los que supone un crecimiento del 6% con respecto a las cifras de 2019.

Como explica Kay Sharpington, analista principal de investigación de Gartner, la pandemia está desacelerando el gasto de los gobiernos de todo el mundo, en general. Pero afirma que estos “continúan utilizando tecnologías y soluciones de IoT para mejorar la seguridad ciudadana. Al mismo tiempo, la caída de los costos de terminales y conectividad hacen que las iniciativas de ciudades inteligentes sean más viables”. Destaca que las mayores oportunidades para los proveedores se encuentran en la vigilancia exterior, la iluminación de calles y espacios públicos, la gestión del tráfico y el peaje en las carreteras.

Destaca especialmente que “los gobiernos están aumentando su gasto en cámaras de vigilancia al aire libre para monitorear el crimen en las ciudades. A raíz de la COVID-19, también se utilizan para rastrear el cumplimiento de las restricciones de seguridad”. Esto será un factor que impulsará la venta de determinadas categorías de dispositivos IoT, y Gartner espera que para 2021 los gobiernos implementarán ocho cámaras por cada 1.000 habitantes de ciudades, frente a las seis cámaras por cada mil registradas en 2019.

El gobierno chino es actualmente el principal inversor en cámaras conectadas, ya que está gastando gran cantidad de recursos en la instalación de estos aparatos para sostener su estrategia de vigilancia de espacios abiertos y control de la población. Además, está invirtiendo mucho en sistemas que integran tecnologías avanzadas de reconocimiento de imágenes y, como resultado de esta política, se espera que el volumen de cámaras por cada 1.000 ciudadanos pase de 27 a 32 entre 2019 y 2021. En general, las administraciones públicas de China representan el 48% del total de gasto en electrónica y comunicaciones IoT para gobiernos en 2020, seguidos de lejos por Estados Unidos (16%) y Europa (15%).

Por otro lado, Gartner ha investigado el progreso del mercado de drones de uso público, y sus analistas afirman que los gobiernos están recurriendo cada vez más a estos aparatos para la prevención y la lucha contra incendios forestales, un problema que está aumentando seriamente en ciertas regiones. Los drones equipados con cámaras térmicas se pueden usar para realizar un seguimiento constante del desarrollo y el comportamiento de los incendios, y también para localizar a personas atrapadas por el fuego.

Además, las agencias policiales también están recurriendo cada vez más a los drones para la vigilancia y el control del tráfico, así como para obtener información rápida en determinadas situaciones de crisis en las que deben intervenir. En opinión de Sharpington, “a diferencia de los vehículos policiales o las cámaras fijas, los drones ofrecen un punto de vista más efectivo y móvil, independientemente del tráfico y el terreno”. Las previsiones de Gartner sobre el uso de drones por parte de fuerzas policiales y bomberos son que el volumen de aparatos en uso pasará de 1 por cada 58.000 personas en 2019 a 1 por cada 18.000 personas en 2021.