Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La inteligencia artificial, IoT y 5G crecen a causa de la pandemia

  • Transformación Digital

inteligencia artificial IA

Diferentes mercados tecnológicos se han visto beneficiados por la irrupción del coronavirus, y entre ellos están los de inteligencia artificial, Internet of Things y 5G. Según los expertos de KPMG, estas tecnologías serán de las pocas que verán incrementada la inversión en infraestructura e implementación, mientras que otras sufrirán un gran freno en el gasto, como es el caso de los coches autónomos.

Recomendados: 

Control de acceso a red (NAC) en la era del IoT y BYOD Leer 

Movilidad e IoT, la nueva frontera de la ciberseguridad Webinar ondemand

El último informe publicado por la firma KPMG muestra que la inteligencia artificial, IoT y 5G serán tres de las tecnologías más beneficiadas por la llegada del coronavirus, en términos de inversión. Esto se debe a que muchas empresas identifican estas tres tecnologías, juntas o por separado, como importantes motores de crecimiento de cara a la recuperación económica tras la crisis económica ocasionada por la pandemia.

Según afirma el 59% de los líderes mundiales de la industria de semiconductores, las empresa que trabajan con tecnologías 5G, IoT e inteligencia artificial verán un incremento en el gasto de los clientes, que en muchos casos será muy superior a lo previsto antes de la crisis. Esto se notará tanto en la inversión de los socios como en el gasto de los clientes en infraestructura e implementación. Mientras tanto, otras tecnologías emergentes, como es el caso de los coches autónomos, verán un descenso pronunciado en las inversiones, que en este caso concreto será de un 27% con respecto a las previsiones  anteriores.

Por otro lado, el 59% de los líderes mundiales en la industria de semiconductores creen que se producirá una caída de entre el 1% y el 10% interanual en el crecimiento de ingresos. Otro 23% pronostica que sus ingresos crecerán entre un 1% y un 10%, y un 18% está convencido de que no se verá afectado por la pandemia, y que se mantendrán las cifras previstas antes de la crisis sanitaria. Al mismo tiempo, el 77% de los encuestados cree que si la situación en torno al coronavirus se resuelve antes del 30 de junio, su organización retomará sus operaciones comerciales normales, y un 59% cree que esto sucederá en el plazo de uno o dos trimestres.

Como explica Felipe Catharino, socio tecnológico líder de KPMG en Brasil, “la Covid-19 movilizó a los líderes de semiconductores para tomar rápidamente decisiones a corto plazo, y es posible que todavía no se entiendan del todo las implicaciones que tendrá esto a largo plazo. A medida que las cadenas de suministro globales y las operaciones comerciales diarias se ven afectadas, muchos ejecutivos de la industria se están centrando en medidas de resistencia para garantizar que son capaces de anticipar y gestionar adecuadamente los riesgos para los empleados y los clientes”.

A más largo plazo, los líderes entrevistados por KPMG afirman estar tomando decisiones para habilitar que, siempre que su puesto de trabajo lo permita, los empleados puedan recurrir en el futuro al trabajo remoto, a regímenes de horarios flexibles y a herramientas que garantizan la seguridad en entornos remotos como VPN. Asimismo, están trabajando para fortalecer las capacidades y la colaboración con los socios de la cadena de suministro, ayudándoles a garantizar la continuidad del negocio.

Como afirma el 55% de los encuestados, en su organización esperan llevar a cabo una revisión profunda de los planes de continuidad del negocio e implementar ciertas actualizaciones tecnológicas en su organización para garantizar una mayor resiliencia, como herramientas de colaboración, de automatización y de la nube. Y el 23% ya prevé aumentar la diversidad geográfica de la cadena de suministro, lo que incluye a los socios externos de fundición, ensamblaje y prueba de semiconductores, lo que les proporcionará mayores niveles de resistencia ante posibles cortes de la cadena de suministro.