Las startups de inteligencia artificial siguen atrayendo inversiones

  • Inteligencia Artificial

doctor, medicina, salud, sanidad

El año pasado aumentaron de nuevo las inversiones de capital en nuevas empresas dedicadas a la inteligencia artificial, alcanzando la cifra récord de 22.700 millones de dólares en todo el mundo. De todas ellas, las startups de IA enfocadas al sector de la salud son de las que más éxito están cosechando, debido a su papel en la lucha contra el COVID-19, y se espera que este año reciban más inyecciones de capital.

La inteligencia artificial está proporcionando nuevos avances en muchos campos, y el año pasado las empresas emergentes que se dedican a la IA atrajeron inversiones récord, aumentando un 22% interanual hasta unos 22.700 millones de dólares. De ellos, 16.000 millones correspondieron a inversiones de capital procedentes de Estados Unidos, donde se cerraron unos 220 acuerdos de financiación de capital riesgo. El segundo lugar lo ocupó China, con otros 3.600 millones de dólares repartidos en 24 acuerdos.

Estas cifras están incluidas en el último informe de la firma ABI Research, en el que destacan cómo las empresas de inteligencia artificial enfocadas al sector de la salud son las que más éxito están teniendo. Según los expertos, estas empresas acapararon unas inversiones de 2.400 millones de dólares, y ahora están haciendo una gran labor ayudando a luchar contra el coronavirus. Debido a ello seguirán progresando y se espera que reciban más inyecciones de capital por parte de sus inversores.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Los analistas de ABI Research destacan que los tres principales campos vinculados a las inversiones en startups de IA son la industria automotriz, la ciencia de datos y la atención médica y farmacéutica, y de ellos la tercera categoría es la que actualmente ofrece más posibilidades de éxito. Las cifras que incluye este informe muestran que entre 2018 y 2019 se produjo un salto importante en el nivel de inversión en este segmento, que pasó de 1.000 a 2.400 millones de dólares en un solo año.

Como explica Lian Jye Su, analista principal de ABI Research, “esto significa capacidades maduras y una creciente confianza de los inversores en ese campo. Al aprovechar la analítica avanzada y los algoritmos de aprendizaje automático, el sistema de salud ahora puede comenzar a pasar de un modelo centrado en la enfermedad al modelo centrado en el paciente”. Explicó que, “aprovechando diversas fuentes de información, como fotos, imágenes microscópicas, rayos X, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, las instituciones de atención médica pueden brindar exámenes y tratamientos de enfermedades aumentados y precisos para los pacientes”.

Con estas capacidades en perspectiva, destacó cómo las startups de IA para la atención médica que recibieron fondos el año pasado, por ejemplo Babylon Health, Tempus o Freenome, están desempeñando un papel importante en la lucha contra la pandemia. Y se pronosticó que estas empresas “pueden comenzar a desempeñar un papel fundamental en la crisis posterior a COVID-19, a través de controles y diagnósticos de salud remotos, análisis de tratamiento del cáncer y entrega de terapias dirigidas”.

Porque, antes de que llegase la pandemia, las empresas farmacéuticas y de atención sanitaria se enfrentaban a las dificultades que entraña trabajar con sistemas tecnológicos anticuados, registros en papel hechos a mano y sistemas de información muchas veces obsoletos. Pero a raíz de esta crisis están cambiando de enfoque, y recurren cada vez más a la tecnología para mejorar sus procesos, reducir costes y mejorar la atención a los pacientes. Y, para lograrlo, recurren cada vez más a las empresas emergentes vinculadas a la analítica y la inteligencia artificial, que les permiten adoptar estas tecnologías de forma más rápida.

Como comenta Lian Jye Su en su informe, “la innovación en el cuidado de la salud generalmente viene a un ritmo lento, pero una vez que pasemos COVID-19, los reguladores y agencias de cuidado de la salud comenzarán a prestar más atención a los beneficios de la IA en la automatización y la mejora de los procesos médicos y de investigación y desarrollo existentes”. Por ello, los expertos de ABI Research esperan que esta crisis impulse la transformación digital del sector farmacéutico y sanitario.

Sus perspectivas son que “el sector invertirá en equipamiento de computación, almacenamiento y redes, integración y procesamiento de big data, características de autoescalado, kits de herramientas y bibliotecas de ciencia de datos, y paneles de autoservicio. Esto proporcionará más oportunidades para que las empresas emergentes dedicadas al sector farmacéutico y de atención médica lleguen a un público más amplio, beneficiando a más trabajadores de la salud y pacientes en el camino”.