Estados Unidos quiere minar el desarrollo de inteligencia artificial en China y Rusia

  • Inteligencia Artificial

3. inteligencia-artificial.jpg

El gobierno estadounidense quiere minar el desarrollo de capacidades de inteligencia artificial en China y Rusia, y acaba de emitir una orden para bloquear las exportaciones de tecnologías clave a empresas del país. Esto incluye materias primas, software CAD para el diseño de chips de última generación y los chips de alto rendimiento de los dos principales fabricantes norteamericanos, que ya no podrán enviar ciertos productos a sus clientes en estos países.

La semana pasada se dio a conocer que el gobierno estadounidense ha dado un paso más en su política de restricciones comerciales con China y Rusia, en esta ocasión centrándose en tecnologías relacionadas con la inteligencia artificial. Las nuevas medidas incluyen el cese de las exportaciones de cuatro tecnologías clave relacionadas con el desarrollo de semiconductores de última generación y de la inteligencia artificial, una carrera en la que EEUU quiere minar los esfuerzos de sus dos principales competidores.

Para lograrlo ha impuesto nuevas restricciones a la comercialización de software de diseño asistido por computador empleado en el desarrollo de chips con estructuras de transistores de efecto de campo (GAA). Y también de ciertos materiales de óxido de Galio y diamante que se pueden utilizar para fabricar semiconductores de banda ultraancha. Con ello quiere bloquear la capacidad de Rusia y China de construir su propia industria de semiconductores avanzados, un campo clave para el avance tecnológico.

Además, el gobierno de EEUU ha ordenado a los fabricantes Nvidia y AMD que paren las exportaciones a los clientes en estos dos países de procesadores GPU para servidores más potentes enfocados a la computación de inteligencia artificial. Anteriormente ya ha intervenido en el ecosistema comercial de otras tecnologías de última generación, como las relacionadas con la computación cuántica, un campo que tendrá un gran impacto en el liderazgo tecnológico, la ciberseguridad y la ciberguerra.

La nueva medida de bloqueo comercial ha sido confirmada recientemente por representantes de los dos fabricantes de GPU, líderes mundiales en tecnologías de hardware para IA. En el caso de Nvidia se trata de los chips A100 y los futuros chipsets H100, que Estados Unidos considera que pueden utilizarse para aplicar la IA a usos militares. Lo mismo se aplica a los chips MI250 de AMD.

Los dos fabricantes han informado que no envían estos productos a clientes en Rusia desde el inicio de la guerra en Ucrania, y no esperan sufrir un impacto negativo en su negocio como consecuencia de las nuevas restricciones. Por otro lado, las autoridades de Estados Unidos y Reino Unido ya han expresado su preocupación por el riesgo de que China redoble sus esfuerzos en espionaje para robar tecnologías relacionadas con la inteligencia artificial, dado su papel clave en el desarrollo tecnológico y en la guerra moderna. Por ello, están haciendo un frente común para protegerse frente a esta gran amenaza.