Estados Unidos incluye empresas chinas de computación cuántica en su lista negra

  • Infraestructura

China

La competencia por el liderazgo en la computación cuántica es cada vez más feroz, y Estados Unidos quiere apuntalar su posición frente a competidores como China, que está aumentando los recursos destinados a esta tecnología. Por ello acaba de incluir a varias empresas chinas dedicadas a este campo en su lista negra, imponiendo restricciones al comercio de tecnología con proveedores estadounidenses.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento 

La hoja de ruta de DevOps en materia de seguridad Leer 

El campo de batalla tecnológico entre Estados Unidos y China abarca muchos frentes, y uno de ellos es la competición por liderar el sector emergente de la computación cuántica, donde ambos países están avanzando más rápido que otras regiones. Mientras el gobierno de EEUU ha lanzado planes de estímulo para la investigación y desarrollo de esta nueva tecnología, algunas de sus empresas tecnológicas ya han logrado posicionarse en este mercado con nuevos ordenadores cuánticos. 

En el caso de China, se desconoce el verdadero alcance de su capacidad en el campo de la computación cuántica, pero se cree que está avanzando mucho en el desarrollo de esta tecnología. Y los temores han aumentado a raíz de conocerse nuevos rumores sobre que el país ha mantenido en secreto durante años la existencia de dos supercomputadores mucho más potentes que el líder actual de la lista “oficial” Top500.

Para tratar de frenar el avance de China en el campo de la computación cuántica, el Departamento de Comercio de EEUU ha agregado recientemente nuevas empresas tecnológicas chinas a la lista negra de compañías que suponen un riesgo para la seguridad nacional. Entre ellas hay varias enfocadas al desarrollo de tecnologías para la computación cuántica, con el pretexto de que estarían ayudando a construir sistemas cuánticos para el ejército chino, que se podrían emplear para crear aplicaciones militares, para romper los sistemas de cifrado más potentes del momento y desarrollar su propia criptografía cuántica imposible de violar.

Previamente ya se habían incluido en la lista compañías dedicadas a la supercomputación como Sugon, Sunway, Hygon y Phytium, que desde entonces no han podido trabajar ni comerciar con las empresas estadounidenses, a menos que obtuviesen un permiso especial del Departamento de Gobierno. Ahora se han añadido otras empresas y personas específicas de China, y también de Japón, Pakistán y Singapur, ocho de ellas dedicadas a la computación cuántica.

Las empresas chinas que se han incluido ahora son Hangzhou Zhongke Microelectronics Co. Ltd., Hunan Goke Microelectronics, New H3C Semiconductor Technologies Co. Ltd., Xi'an Aerospace Huaxun Technology, Yunchip Microelectronics, Hefei National Laboratory for Physical Sciences at Microscale, QuantumCTek Co. y Shanghai QuantumCTeck Co. Ltd. Asimismo, se han añadido otras cuatro empresas acusadas de vender tecnología occidental a países vetados por Estados Unidos, como Corea del Norte o Irán.