China se sitúa a la cabeza en la computación cuántica

  • Infraestructura

Cuantico cuantica computacion

La carrera por el liderazgo en la computación cuántica tiene un nuevo líder, ya que China acaba de superar la mejor marca establecida por el ordenador cuántico de IBM. Lo ha logrado de nuevo con una máquina programable que utiliza una tecnología más sólida que en sus experimentos anteriores, capaz de gestionar simultáneamente 66 qubits.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

La Universidad de Ciencia y Tecnología de Hafgai, en China, acaba de anunciar un nuevo supercomputador cuántico que se ha posicionado como el más potente del mundo, dejando atrás a los principales competidores a nivel mundial, que son IBM y Google. Es la segunda vez que China logra situarse a la cabeza en una carrera incesante en la que se han embarcado algunas de las principales empresas tecnológica y sus países de origen. El objetivo es dar un salto de gigante en la capacidad de computación, construyendo máquinas capaces de reducir en varios órdenes de magnitud el tiempo que se tarda en resolver problemas.

El año pasado China superó el anterior récord obtenido por Google, con una máquina que empleaba qubits fotónicos, empleando un computador experimental. Pero, ahora, esta universidad ha construido un equipo basado en qubits semiconductores similares a los que emplea Google en el superordenador Sycamore, que se puede considerar como un ordenador totalmente funcional. Para demostrar su capacidad, los investigadores chinos han logrado resolver en poco más de una hora un problema coputacional que llevaría más de ocho años de trabajo a un superordenador convencional.

El equipo de trabajo responsable de esta nueva máquina, dirigido por el mismo responsable del anterior proyecto chino, Jian-Wei Pan, había publicado anteriormente un trabajo en el que demostraban la ventaja cuántica que se podía lograr empleando quibits superconductores, mediante un proceso cuántico denominado Zuchongzhi, nombre que ha recibido el nuevo ordenador cuántico. Se trata de un ordenador programable en 2D que es capaz de manipular simultáneamente 66 qubits, pero en la demostración solamente utilizaron 56, lo que deja margen para seguir mejorando.

En su anuncio, los responsables de este proyecto han explicado que esperaban que el reto computacional pudiese completarse en 1,2 horas. Y, tras superar su propia marca, dicen que su trabajo “establece una ventaja computacional cuántica inequívoca que es inviable para la computación clásica en una cantidad de tiempo razonable. La plataforma de computación cuántica programable y de alta precisión abre una nueva puerta para explorar nuevos fenómenos e implementar algoritmos cuánticos complejos”.

Mientras China prosigue con su carrera para mantenerse a la cabeza en el campo de la computación cuántica, las principales organizaciones estadounidenses dedicadas al mismo campo están trabajando para recuperar el liderazgo. Y en Europa las instituciones también están tratando de construir su propia infraestructura de computación cuántica, mirando hacia un futuro en el que muchas investigaciones científicas recurrirán a esta inmensa capacidad de cálculo para resolver problemas de alta complejidad en numerosos campos de la ciencia.