Austria desarrolla un innovador computador cuántico en formato rack

  • Infraestructura

Universidad Innsbruck - Ordenador Cuantico

Los científicos de la Universidad austríaca de Innsbruck han creado un prototipo de computador cuántico en un formato de dos racks de servidores convencionales, que permite su instalación en un centro de datos convencional. Para ello han aprovechado la tecnología desarrollada por una compañía vinculada a la institución, que se basa en la técnica de trampa de iones.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

La investigación europea en el campo de la computación cuántica sigue dando frutos, y ahora la Universidad de Innsbruck, en Austria, ha anunciado la creación de un prototipo de ordenador cuántico diseñado específicamente para ocupar el espacio de dos racks de servidores estándar de 29 pulgadas. Esto permitirá su instalación en los centros de datos sin necesidad de hacer modificaciones sustanciales, lo que supone un paso importante en el desarrollo de este nuevo paradigma de la informática.

Para construir este novedoso equipo han recurrido a la tecnología de trampa de iones desarrollada por Alpine Quantum Technologies (AQT), una compañía nacida de la propia universidad, que lidera esta versión de la computación cuántica. Este hito se ha logrado en el marco del programa europeo de investigación cuántica Aqtion, y sus creadores esperan que pronto se pueda instalar un ordenador de este tipo en un centro de datos convencional con el fin de apoyar la investigación en diversos campos de la ciencia.

Thomas Monz, miembro de la Universidad de Innsbruck, comenta que hasta ahora los experimentos que han realizado en el campo de la computación cuántica requerían grandes salas propias para la instalación de los equipos, de entre 320 y 50 metros cuadrados. Pero con este nuevo concepto esperan poder integrar un ordenador cuántico en un espacio mucho menor, respetando los estándares de la industria de centros de datos. Esto proporcionará nuevas capacidades sin tener que realizar transformaciones importantes en las instalaciones.

Además, con este computador los qubits se pueden generar en entornos a temperatura ambiente, a diferencia de otras tecnologías, que requieren potentes sistemas de enfriamiento, lo que también se adecúa a las condiciones que se pueden dar en un centro de datos convencional. En su anuncio explican que el sistema que han creado emplea trampas de iones en una cámara de vacío cuyo tamaño se ha podido reducir a una fracción del que tenían los equipos anteriores. Esto se ha logrado gracias al avance tecnológico que ha realizado AQT, con el que se ha podido construir esta máquina de 24 qubits en un formato tan versátil. Pero el objetivo de los físicos de Innsbruck y de esta compañía es seguir escalando la capacidad hasta lograr tener 50 qubits controlables individualmente, como ha explicado Monz.

Su compañero en la Universidad de Innsbruck, Christian Marciniak, explica que han podido demostrar que la compatibilidad no está reñida con la funcionalidad, y tras el éxito de este prototipo seguirán trabajando en el desarrollo de su formato. Además, destaca que esto no se ha podido lograr sin la colaboración de otras destacadas instituciones dedicadas al desarrollo tecnológico, como son la Austrian Science Fund FWF, la Research Funding Agency (FFG), la Federación de Industrias Austríacas del Tirol, la propia Unión Europea y otros socios importantes. Por ejemplo el Instituto Fraunhofer de Óptica Aplicada e Ingeniería de Precisión o la compañía alemana Toptica Photonics.