China quiere mantener el liderazgo en la supercomputación a exaescala

  • Infraestructura

Datacenter - Supercomputador Frontier - Centro de datos

Informes recientes revelan que China estaría planeando la construcción de 10 nuevos supercomputadores a exaescala, que podrían estar operativos para el año 2025. Con ello pretende superar a sus principales competidores, especialmente Estados Unidos, que actualmente está embarcado en tres proyectos similares, que continúa incrementando el presupuesto para impulsar la supercomputación.

Según una investigación publicada recientemente en The Financial Times, realizada por el Dr. David Kahaner, director de ATIP (Programa de Información Tecnológica de Asia), el gobierno chino estaría invirtiendo con fuerza en la construcción de nuevos supercomputadores a exaescala. Este experto afirma que el país asiático pretende tener listos 10 nuevos equipos de esta categoría para el año 2025, con lo que superaría de largo a los tres superordenadores a exaescala que está construyendo Estados Unidos. Aunque en Norteamérica se destinan cada vez más recursos para afianzar su posición en este campo tecnológico, que da servicios vitales para la investigación científica o la defensa.

Hace pocos meses se conoció que en 2021 China ya contaba con el primer superordenador a exaescala, un proyecto que había mantenido en secreto, y al poco tiempo le siguió otro más. Kahaner dice que ahora está planeando dar un salto enorme en su capacidad de supercomputación con estos proyectos, aprovechando que las empresas chinas dedicadas a este campo están enfocándose más en la competencia nacional que en lo que hacen sus competidores extranjeros.

Aunque puntualiza que el liderazgo de China en la nueva era de la supercomputación no está tan claro como indican estas cifras, ya que el presupuesto destinado a estos proyectos es muy inferior al que está destinando únicamente el Departamento de Energía de EEUU para su supercomputador a exaescala. Por otor lado, muchas voces señalan que China no somete sus equipos a pruebas de rendimiento independientes, como hacen otros muchos países, y la potencia de sus máquinas podría ser menor de lo que aparentan a simple vista.

En informes anteriores, Kahaner señaló que la primera supercomputadora de esta categoría de China, la Sunway OceanLight, contaba con alrededor de 1,05 exaflops sostenidos y picos de 1,3 exaflops. La segunda, denominada Tianhe-3, alcanzaría 1,3 exaflops sostenidos, con picos de hasta 1,7 exaflops. En su momento dijo que ambas usaban semiconductores diseñados en China, pero probablemente se habrían fabricado en Taiwán.

Por su parte, Estados Unidos tiene previsto poner en marcha dos sistemas que han sufrido algunos retrasos. El más conocido es el supercomputador Frontier, instalado en Oak Ridge en 2021, que actualmente está siendo sometido a pruebas, y que se espera que alcance los 1,5 exaflops. El otro es Aurora, cuya instalación comenzó a finales del año pasado y que debería llegar hasta los 2 exaflops. Además, está previsto que el año que viene se ponga en marcha El Capitán, otra máquina de 2 exaflops.

Construir esta nueva generación de superordenadores es un gran reto tecnológico y ambos países están decididos a liderar este campo tecnológico. China parece estar más adelantada actualmente y, aunque a partir de 2023 Estados Unidos podría ponerse a la cabeza, de cara a 2025 el gigante asiático podría recuperar su liderazgo. Mientras tanto, en Europa también se están realizando avances hacia este nuevo nivel de la supercomputación, pero los proyectos actuales estan lejos de los estadounidenses y los chinos.