Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aunque la supercomputación americana es más rápida, China tiene más máquinas

  • Infraestructura

Supercomputador Frontera

La computación de alto rendimiento se ha convertido en un campo de batalla entre las principales potencias tecnológicas, y actualmente la máquina más rápida es la fabricada por la empresa estadounidense IBM. Esto sitúa a EEUU como líder de la industria en materia de rendimiento, pero hay que destacar que la industria China cuenta con muchos más computadores HPC, y continúa invirtiendo para incrementar su capacidad de cálculo y superar a sus competidores americanos y europeos.

En la última edición (54ª) de la lista Top500 de superordenadores (HPC) más rápidos la industria de Estados Unidos ha quedado en primera posición. Esto es gracias al computador Summit, de IBM, con una capacidad de computación de 148,6 petaflops, seguido por el modelo Sierra, con 94,6 petaflops. El tercer puesto ha sido para el equipo HPC chino Sunway TaihuLight, con un rendimiento calculado en 93 petaflops.

Entre los 10 primeros se encuentran otras máquinas como la creada por la organización de investigación china NUDT (Universidad Nacional China de Tecnología de Defensa), conocida como Tianhe-2ª (Vía Láctea-2ª), con 61,4 petaflops. Y también el equipo Dell Frontera, con 23,5 petaflops, y que está siendo usado en el Centro de Computación Avanzada de Texas desde el año 2018. En sexta posición está el superordenador Piz Daint alojado en el Centro Nacional de Supercomutación de Suiza, que alcanza unos 21,2 petaflops, y una máquina de la firma americana Cray (comprada recientemente por HPE), el modelo XC40, con 20,2 petaflops de capacidad de cálculo, que se emplea en el Laboratorio Nacional de Los Alamos.

Estas son las posiciones más importantes en el ranking de rendimiento de supercomputación, pero no es el único indicador de lo avanzado que está un país en la industria HPC, sino que otro parámetro importante a tener en cuenta es la cantidad de supercomputadores en funcionamiento. En este caso, el líder indiscutible es China, con un total de 227 máquinas en 2019, cuando hace solo seis meses contaba con 219. A continuación, pero a bastante distancia, se encuentra Estados Unidos, con 118 supercomputadores en total.

Además, los responsables de este índice señalan que Estados unidos ha reducido ligeramente el porcentaje de rendimiento general, que hace seis meses era del 38,4% y ahora es del 37,8%. Mientras tanto, China ha pasado del 29,9% al 31,9%, acercándose de forma lenta pero segura desde las cifras de junio. Y también cabe destacar que la industria china de supercomputación se ha convertido en la dominante, con grandes firmas como Lenovo, que tiene 174 sistemas, Sugon (71) e Inspur (65). A continuación, estarían Cray (36) y HPE (35) que, con la adquisición por parte de la segunda, suman 71 equipos.

Al mismo tiempo la industria de procesadores para supercomputación sigue estando encabezada por la norteamericana Intel, pero otras empresas asiáticas están avanzando para hacerle competencia, con importantes propuestas solventes, como las últimas apuestas de AMD en el campo de la supercomputación. Otras firmas son AMD y los máximos representantes de la arquitectura ARM: Fujitsu, Marvell y Sandia. También cabe destacar Nvidia, que desde su enfoque basado en las tecnologías GPU, ofrece soluciones interesantes como acelerador de cálculo, pero en poco tiempo podría tener listas sus propias propuestas de computadores HPC basados enteramente en GPU.