Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Competencia por reinar en la computación cuántica

  • Infraestructura

Cuantico cuantica computacion

En la carrera por el desarrollo de la computación cuántica se está generando una competencia entre las grandes firmas implicadas en la construcción de estos equipos. Dos de las principales empresas de esta incipiente industria son IBM y Google, que ya han construido sus propios ordenadores cuánticos, que compiten por ser el más potente.

En una información que surgió la semana pasada en la web de la NASA, Google destacó la inusitada potencia de cálculo de su superordenador cuántico Sycamore. Según sus estimaciones, ha sido capaz de realizar una tarea que la plataforma HTPC más potente de la actualidad habría tardado en completar unos 10.000 años. De ser cierto, esto le habría permitido alcanzar lo que se conoce como la supremacía cuántica, que significa resolver un problema que los ordenadores actuales serían prácticamente incapaces de resolver.

Esta información desapareció rápidamente de la web de la NASA, pero varios medios pudieron hacerse eco de ella. Y, aunque Google no se ha pronunciado al respecto hasta ahora, su principal competencia (IBM) se ha apresurado a desmentir que el gigante de las búsquedas haya logrado este hito. Y cabe esperar que otras grandes tecnológicas implicadas en el desarrollo de ordenadores cuánticos traten de quitar peso a la afirmación de este artículo, como Intel, Microsoft y otras más, que están embarcadas en sus propios proyectos de computación cuántica.

En la información que se dio a conocer, Google describió el uso de su sistema Sycamore de 54 qubits para probar la aleatoriedad de una cadena de números, una tarea que le llevó tan solo 3 minutos y 20 segundos. Según las estimaciones de Google, el ordenador más potente de la actualidad, el conocido como Summit, habría tardado más de 10.000 años en lograrlo, lo que sitúa esta operación como casi irrealizable.

Según el medio New Scientist, que se hizo eco de esta información, Google dijo que “Esta aceleración dramática en relación con todos los algoritmos clásicos conocidos proporciona una realización experimental de la supremacía cuántica en una tarea computacional, y anuncia el advenimiento de un paradigma informático muy esperado”. Mientras tanto, IBM está materializando su propio ordenador cuántico de carácter comercial, que de momento tiene menos qubits pero que tiene más posibilidades de salir al mercado en poco tiempo. De hecho, se espera que pueda haber una versión a la venta durante el año que viene, lo que abre las puertas a un nuevo nivel de computación a disposición de organizaciones privadas y de instituciones dedicadas a la investigación científica y tecnológica.

Una de las principales barreras para lograr una computación cuántica efectiva es el manejo y la corrección de errores, un problema muy importante en las tecnologías que se están usando actualmente, pero Google afirma haberlo resuelto satisfactoriamente con su sistema Sycamore, tras el fracaso de su anterior proyecto. Pero no son los únicos en trabajar en esta línea, y se espera que la respuesta de IBM y de otras firmas implicadas en el desarrollo de la computación cuántica no se haga esperar. De momento, se contentan con decir que Google no ha alcanzado la supremacía cuántica, ya que su prueba es un mero experimento de laboratorio sin aplicaciones prácticas, un requisito indispensable para alcanzar ese hito.