Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Capacidad ágil de decisión, uno de los talentos más demandados por las empresas

  • Líderes digitales

gente_negocio_equipo

Nos encontramos en un momento de transformación, donde las compañías demandan un tipo de talento que, en estos momentos, escasea. Responsabilidad, creatividad o poder de decisión son sólo algunas de las características más demandadas.

¿Qué tipo de talento reclama la nueva economía digital? Mucho se ha hablado de nuevos perfiles que se adapten a un mundo, donde la digitalización está transformando todo.

Nuria Sáez, entrenadora en competencias directivas, ha identificado los siete tipos de perfiles de talento más demandados.

El primero de ellos es la capacidad ágil de decisión, “uno de los talentos más demandados dentro de las organizaciones” que buscan personas con capacidad analítica global y aprender a filtrar y sintetizar ese exceso de información.

La responsabilidad es el segundo tipo de talento más demandando. No en vano, la presencia en la oficina se va a acabar y la tendencia, cada vez más, será trabajar por proyectos, misiones, objetivos… Este nuevo escenario obliga a trabajar con talentos responsables que trabajen desde su autonomía y su poder de decisión.

Creatividad. Éste es el siguiente tipo de talento. Las empresas buscan personas que innoven en un momento en el que se necesita mayor creatividad para integrar lo analógico con lo digital.

Una asignatura clásica como el trabajo en equipo debe ser renovada y mejorada porque hay que incorporar la parte digital: aprender a coordinar y liderar equipos deslocalizados e interconectados y a leer las emociones más rápido que nunca.

Otra de las características que buscan las empresas son personas multidisciplinares y polivalentes, capaces de trabajar en distintos proyectos a la vez. Se van a eliminar las jerarquías y vamos a trabajar en entornos más horizontales donde todos podrán aportar ideas e introducir el talento.

Además, también se buscan personas que sean capaces de reconocer las emociones. ¿Para qué? Para motivar, aprender a reconocer lo que de verdad nos gusta y poder trabajar de verdad ese talento y se convierta en algo que dominemos: en nuestra pasión y disfrute.

La importancia del aprendizaje colaborativo nos obliga a destacar la generosidad. Tenemos que empezar a trabajar en los talentos generosos versus los talentos competitivos. Y eso implica dos variables: por una parte, la responsabilidad individual, algo que podrás resolver preguntándote qué puedes aportar a la empresa; y por otra parte, la interdependencia positiva, ser muy consciente de que el éxito de una persona está ligado al éxito de los demás.

.