Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los beneficios de la digitalización en el sector de los seguros

  • Negocios

digitalizacion-archivos-indra-race

La transformación digital puede aportar ventajas en casi todos los sectores públicos y privados, pero uno de los que más beneficios puede encontrar en la digitalización es el sector de los seguros. El manejo inteligente de los datos de sus clientes puede aportar mayor inteligencia a los negocios, proporcionando grandes oportunidades para las empresas y mejoras del servicio para los clientes.

Al igual que en otros sectores, el de los seguros está mirando con su propio enfoque las posibilidades de la transformación digital, sumándose a una nueva corriente que ha venido a llamarse “Insurtech”, que es su propia versión de las existentes en otros sectores, como Fintech en las finanzas. Esta tendencia, en concreto, se refiere al uso de las nuevas tecnologías digitales en las empresas aseguradoras, que actualmente se está realizando sobre todo a través de startups que desarrollan servicios, aplicaciones y herramientas concretas, a demanda de las empresas del sector de los seguros.

Pero la consultora McKinsey ha elaborado un informe que indica que actualmente no se está aprovechando correctamente el potencial de las tecnologías digitales en el sector, y los usuarios valoran los servicios con una nota de 2,4 sobre 5. Concretamente, pone como ejemplo cinco casos de uso con los que se puede comprobar el valor que las Insurtech pueden aportar al sector de las aseguradoras: rotura de parabrisas por el impacto de una piedra, fallo en Internet porque un rayo ha dañado un router, un golpe durante el aparcamiento de un vehículo, un choque frontal de coches e un semáforo o rayaduras en la puerta del coche.

En la evaluación y resolución de todos estos incidentes, algo muy común para las compañías de seguros, la consultora identifica cinco partes del proceso en las que las nuevas tecnologías digitales pueden aportar mejoras: en la prevención, en la primera notificación del incidente, en la automatización de la gestión de las reclamaciones, en la evaluación de daños y en la reparación y agilización de los arreglos. Destaca que en cada una de estas etapas ya existen herramientas digitales específicas del sector, que pueden aportar beneficios tanto a las aseguradoras como a los clientes.

Por ejemplo, a nivel de prevención, se pueden aprovechar las capacidades de las tecnologías IoT para determinar los patrones de conducción de los clientes, y enviarles alertas de seguridad personalizadas en función de su situación o de las condiciones ambientales, de tráfico, etc.

A la hora de dar parte de un incidente, las nuevas herramientas digitales permiten simplificar la comunicación. Por ejemplo, ofreciendo notificaciones automatizadas o usando herramientas digitales más intuitivas y eficaces para que el cliente pueda comunicar los hechos y que también faciliten la labor de los intermediarios. Asimismo, una vez que se ha informado de un suceso, existen herramientas para que las aseguradoras puedan determinar con eficacia si se trata de un caso real o de un fraude.

Para ello, son fundamentales las herramientas de analítica, con sistemas de gestión y detección, capaces de estudiar el archivo histórico de casos y facilitar la identificación de posibles fraudes. Y, empleando las tecnologías actuales, se puede lograr un análisis y seguimiento a tiempo real de los casos, mejorando en gran medida la atención al cliente y evitando los timos.

En cuanto a la evaluación y reparación de los daños, los expertos indican que también se pueden encontrar beneficios en las herramientas digitales. Por ejemplo, para poder concertar con más comodidad y rapidez las fechas en las que el perito va a revisar el incidente, y la cita para que los técnicos comiencen las reparaciones.

Por último, cuando ya se han efectuado los arreglos pertinentes, también se puede mejorar la gestión con herramientas digitales tanto para el pago como para la búsqueda online de recambios, la verificación de las facturas y la valoración final del servicio por parte del cliente.

Estos casos de uso son solo una muestra de las ventajas que pueden obtener las empresas de seguros aplicando las nuevas tecnologías digitales, agilizando sus operaciones, reduciendo los tiempos necesarios para la resolución de problemas y mejorando la experiencia del cliente en todas las etapas del servicio. Y las empresas relacionadas con la prestación de estos servicios, como técnicos, transportistas, proveedores, etcétera, también pueden beneficiarse de estas herramientas digitales, facilitándoles el trabajo con las compañías de seguros.