Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los gigantes tecnológicos incrementarán su presencia en el sector financiero

  • Negocios

Salario, Dinero

El poder de los datos para generar beneficios es muy grande y abarca cada vez más ámbitos, saltando desde los ingresos por publicidad a la expansión de negocios cada vez más personalizados. Muchas empresas están aprovechando estas ventajas en la era digital, pero los gigantes de Internet son quienes más datos atesoran y, tras varios años de intentos infructuosos, los más importantes ya han puesto un pie en el sector Fintech europeo, que podría ser el primer paso hacia una gran revolución en las finanzas.

Desde hace algún tiempo la banca tradicional ha mirado con preocupación a las Fintech por su potencial para reducir su cuota de mercado en determinados nichos de negocio, pero adaptarse a las mismas metodologías basadas en datos resultaba muy costoso para sus empresas, formadas por estructuras generalmente grandes y rígidas. Por ello, recurrieron a los gigantes de la nube para poder aprovechar tecnologías como el big data, la inteligencia artificial o el machine learning, entre otras. Esto proporcionó nuevas ventajas operativas a los bancos para competir con la pujanza de las empresas emergentes catalogadas como Fintech, pero diversos expertos veían un riesgo de cara al futuro.

Desde hace un par de años, diversos expertos del sector bancario pronosticaban un mayor riesgo para sus negocios en los gigantes tecnológicos que en las llamadas Fintech. Dado el dominio de las nuevas tecnologías de IA, aprendizaje automático o analítica avanzada, grandes tecnológicas como Google, Facebook o Amazon, entre otras, podrían adquirir un papel importante en el sector financiero en un futuro cercano, y su predicción se está haciendo realidad.

Durante 2018 han sido precisamente estas tres grandes corporaciones han puesto un pie en el sector Fintech en Europa, iniciándose en un nuevo negocio que podría acabar siendo muy importante. Primero lo hicieron Amazon y Facebook, que obtuvieron una licencia para operar como entidad financiera en Luxemburgo e Irlanda, respectivamente. Ahora, Google acaba de recibir su propio permiso en Lituania, que habilita al gigante de las búsquedas para proporcionar servicios financieros en el Espacio Económico Europeo.

Esto permitirá a la compañía gestionar pagos, emitir dinero electrónico, actuar como intermediario en transferencias de débito y crédito y permitir la entrada y retirada de efectivo en esta región. Según dijo un representante de la compañía al medio especializado Bloomberg: “Trabajamos para desarrollar productos de pago, por lo que acogemos con satisfacción la decisión del Banco de Lituania de conceder una licencia y esperamos seguir sirviendo a nuestros usuarios del país y del resto de Europa”.

Los primeros pasos de Google en este nuevo ámbito podrían estar relacionados íntimamente con sus propias plataformas, como Amazon, que ofrece sus propios servicios de pagos, o Facebook, que permite transferir dinero entre usuarios, pero esto sólo es un primer paso para un plan mucho más amplio. Los expertos en las nuevas tecnologías para el sector de las finanzas ponen énfasis en que grandes empresas como estas, que tiene un importante capital y acumulan ingentes cantidades de datos de sus usuarios, tienen el mayor potencial para entender las necesidades de los consumidores (y también de las empresas), y ofrecer servicios financieros más ajustados a sus necesidades.

Por ahora, se encuentran en las primeras fases de su expansión en el ámbito de las finanzas, pero todos los expertos opinan que, tras sus proyectos iniciales, muy vinculados a sus propios servicios, se encontrarán en buena posición para aprovechar su gran conocimiento de las personas y las empresas para ofrecer nuevas categorías de productos económicos, que podrían hacer sombra a la banca tradicional. En este camino se encontrarán con diversos retos, por ejemplo, la intervención de las autoridades europeas para regular este cambiante sector. Pero nada indica que vayan a tener trabas insalvables y probablemente en 2019 se verán nuevos movimientos de estas grandes compañías en el ámbito de los servicios financieros.