Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La OCDE subirá los impuestos a las grandes tecnológicas

  • Negocios

comercio exterior

Recientemente, la OCDE ha lanzado una serie de propuestas, entre las que se encuentra una nueva política de impuestos a las grandes empresas tecnológicas. Este plan contempla que estas compañías tengan que pagar impuestos en los países en los que hacen negocios, independientemente de que sus oficinas centrales se encuentren en otros países, donde tengan incentivos fiscales.

Como respuesta a las demandas que muchos países llevan tiempo lanzando a la comunidad internacional, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se ha pronunciado recientemente sobre la necesidad de cambiar la fiscalidad de las grandes compañías tecnológicas. En su comunicado oficial, la OCDE ha anunciado una serie de propuestas que incluyen la mayor subida de impuestos corporativos realizada en el último siglo.

El borrador que han dado a conocer recoge que las grandes compañías, como Google, Facebook o Amazon, deberán pagar los impuestos correspondientes a los negocios que hacen en cada país en el que operan, y no solo los que exigen los países donde tienen sus oficinas centrales. Así se pretende acabar con la fuga de capital que se está produciendo en esos países, donde las grandes corporaciones apenas pagan impuestos, mientras que realizan grandes negocios.

Hasta ahora, esta situación se había convertido en un verdadero problema para los países afectados, y estaba siendo apoyada especialmente por algunas de las naciones donde se habían afincado estas empresas, y por supuesto por Estados Unidos, país de origen de la mayoría de las corporaciones que operan de esta forma.

Por ello, y tras un tiempo que para muchos ha sido excesivamente largo, la OCDE se ha pronunciado al respecto, y ha propuesto una serie de nuevas normas para poner freno a esta práctica abusiva. Esta organización, compuesta por 36 países y que tiene su sede en Francia, tiene como misión principal fomentar el progreso económico y regular el comercio mundial, y supuestamente lleva desde 2013 estudiando la forma de acabar con la evasión fiscal de las grandes corporaciones.

Finalmente, con esta nueva propuesta fiscal la organización va a impulsar el cambio de regulaciones comerciales internacionales para unificar el criterio, al menos dentro del G20. En el comunicado oficial dicen que “la Secretaría de la OCDE publicó una propuesta para avanzar en las negociaciones internacionales para garantizar que las empresas multinacionales (EMN) grandes y altamente rentables, incluidas las empresas digitales, paguen impuestos donde sea que tengan actividades importantes para los consumidores y generen sus ganancias”.

Esta propuesta responde a las peticiones realizadas por 134 países, y reúne “elementos comunes de tres propuestas competidoras de los países miembros”, y pretenden que los modelos de tributación internacionales "encajen en el propósito de la economía global del siglo XXI”. Según Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE su organización está “haciendo un progreso real para abordar los desafíos fiscales que surgen de la digitalización de la economía y continuar avanzando hacia una solución basada en el consenso, para revisar el sistema tributario internacional basado en normas para 2020”.

Esto tiene como objetivo unificar criterios e impedir que cada país tome decisiones de forma unilateral, como ya está comenzando a ocurrir en Francia o Reino Unido, quienes tienen sus propios planes fiscales para gravar a las grandes empresas tecnológicas. Y la OCDE considera que no se puede permitir que esto suceda, ya que se generarían grandes problemas a nivel internacional.