Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las organizaciones mantendrán cierto nivel de teletrabajo tras la pandemia

  • Puesto de trabajo

teletrabajo Microsoft

El trabajo remoto ha permitido a muchas empresas mantenerse en marcha durante el confinamiento, y una vez que la crisis haya terminado se espera que la mayoría de los empleados vuelvan a sus puestos. Pero, según revela el último estudio de Gartner, el 82% de las organizaciones tiene intención de mantener un régimen parcial de teletrabajo, una estrategia que aporta flexibilidad ante posibles rebrotes y otras crisis que puedan estar por venir.

Recomendados: 

Tecnología SD-WAN para potenciar el espacio de trabajo digital Leer 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar ondemand

Buena parte de las empresas han recurrido al teletrabajo en los meses de confinamiento para mantener sus operaciones en funcionamiento, lo que ha revelado la importancia de contar con ciertas herramientas para trabajar a distancia y de forma colaborativa. Para muchos esto parecía la antesala de un cambio radical en la forma de operar de muchas industrias, pero como suele suceder los efectos de esta situación no serán permanentes, al menos no del todo.

Según revela una reciente encuesta realizada por la consultora Gartner, para la que han entrevistado a 127 líderes empresariales, el 82% de las organizaciones tienen planes para permitir el trabajo remoto. Pero solo de forma parcial y en muchos caos temporal, hasta que se pueda volver a una situación de normalidad. Aunque el cambio podría ser algo mayor, ya que las empresas están dándose cuenta de la importancia de contar con una fuerza laboral flexible, que pueda teletrabajar cuando sea necesario.

Por eso no es extraño que, como revelan los datos recogidos por Gartner, el 47% de los encuestados tienen la intención de permitir el teletrabajo a tiempo completo en el futuro. Pero esto pasa por realizar otros cambios previos que permitan a la organización integrar las estrategias de trabajo remoto de forma más orgánica y natural en la empresa.

Al mismo tiempo, se está fraguando una tendencia de transición hacia formas de trabajo flexible, y el 43% de las empresas flexibilizará los días de trabajo y un 42% lo hará en términos horarios, permitiendo que los trabajadores puedan modificar las horas de entrada/salida. Como explica Elisabeth Joyce, vicepresidenta de asesoramiento en la práctica de recursos humanos de Gartner, “a medida que los líderes empresariales planifican y ejecutan la reapertura de sus lugares de trabajo, están evaluando acuerdos de trabajo remoto más permanentes, como una forma de cumplir con las expectativas de los empleados y construir operaciones comerciales más resistentes”.

Por otra parte, las empresas están implementando medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores ante posibles pandemias, limitando al máximo las reuniones cara a cara (en un 94% de los casos), y proporcionando equipos de protección individual, como máscaras y desinfectante para manos (91%), mientras que un 83% está planteándose seriamente limitar o escalonar la entrada de empleados al lugar de trabajo.
En opinión de Joyce, “la pregunta que enfrentan muchas organizaciones ahora no es cómo administrar una fuerza de trabajo remota, sino cómo administrar una fuerza de trabajo más compleja e híbrida. Si bien el teletrabajo no es nuevo, el grado de trabajo remoto en el futuro cambiará la forma en que las personas colaboran”.

En medio de todos estos cambios que se están produciendo en la forma de concebir el puesto de trabajo las organizaciones hablan cada vez más de la cuestión de la productividad, aunque solo un 13% parecen estar verdaderamente preocupadas por la posible pérdida de eficacia. Eso sí, un 61% afirman haber implementado controles más frecuentes entre los empleados y los responsables, mientras que un 29% no está tomando medidas para monitorizar la productividad en el trabajo remoto.

Otro de los desafíos que enfrentan las organizaciones a la hora de administrar una fuerza laboral híbrida, para un 30% de los líderes empresariales, es mantener la cultura corporativa, porque perciben que se puede desvirtuar al estar fuera de un espacio de trabajo convencional. Para un 13% la principal preocupación es el equilibrio entre la experiencia presencial y remota, y el mismo porcentaje ve más complejo proporcionar una adecuada experiencia del empleado.

En palabras de Brian Kropp, jefe de investigación de la práctica de recursos humanos de Gartner, “es fundamental que los empleadores logren mantener su cultura corporativa y la experiencia de los empleados correctamente durante este período de incertidumbre. Ambas facetas ayudan a garantizar que las organizaciones alcancen los resultados financieros, de reputación y de talento que impulsarán los resultados comerciales y la ventaja competitiva”.