Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El teletrabajo impulsa el mercado de seguridad, pero se anticipa un rebote

  • Seguridad

seguridad new

A raíz de la crisis sanitaria y del aumento del teletrabajo se ha generado un impulso en el mercado de ciberseguridad, ya que las empresas necesitan asegurar los nuevos puestos de trabajo remotos. Según los expertos, esto contribuyó de forma decisiva a que los ingresos en el mercado global crecieran un 7% durante el primer trimestre del año, aunque alertan de que se podría invertir la tendencia una vez que pase lo peor de la crisis.

Recomendados: 

El impacto económico de cloud networking Leer 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar ondemand

Las inversiones de seguridad han entrado en un período de crecimiento desde que la pandemia obligó a las empresas a adoptar el teletrabajo en su organización, ya que los nuevos puntos de acceso desde los hogares requieren una seguridad añadida. Esto queda reflejado en el último estudio de Canalys, que indica un crecimiento del 9,7% en los ingresos del mercado global de ciberseguridad durante los tres primeros meses del año, alcanzando unos 10.400 millones de dólares.

La mejoría abarca en general todos los principales segmentos, que son la segurida dde red, la seguridad de punto final, la seguridad web y de correo electrónico, la seguridad de datos y el análisis de vulnerabilidad y seguridad. Y los analistas atribuyen la mayor parte de esta bonanza a estas necesidades vinculadas al teletrabajo, ya que este ha sido un factor inesperado que la elevado los riesgos para las organizaciones, y se han visto obligadas a poner nuevas barreras.

En estos meses el ranking de proveedores ha seguido encabezado por Cisco, que tiene una participación del 9,1% en el total de ingresos del mercado de ciberseguridad. La segunda posición ha sido para Palo Alto Networks con un 7,8%, y la tercera para Fortinet, que creció con fuerza hasta alcanzar una cuota del 5,9%. En cuarto lugar, y muy cerca de su predecesor, se situó Check Point, con un 5,4%, y en el quinto Symantec, que quedó con un 4,7%.

Al parecer, esta mejoría del mercado va a tener un carácer temporal, ya que los expertos están anticipando que la reevaluación de presupuestos de TI después de superar la crisis redirigirá buena parte del gasto actual en seguridad a otras áreas. Esto se debe a que existen otras prioridades en materia tecnológica para las empresas, que necesitan acometer más cambios en su negocio que implican gastos importantes, lo que consumirá recursos que ahora se han destinado a la ciberseguridad, con carácter de urgencia.

Como explica Matthew Ball, analista jefe de Canalys, “el cambio sin precedentes al trabajo remoto desde marzo dio como resultado una fuerte demanda de seguridad de punto final para proteger las nuevas computadoras portátiles implementadas por las empresas, así como los dispositivos de propiedad del consumidor utilizados como parte de las medidas de continuidad del negocio”. Y comenta que, debido a ello, “los envíos de seguridad de punto final aumentaron un 16,9% hasta representar el 15,4% del mercado total de seguridad cibernética. Este fuerte crecimiento continuó en el segundo trimestre, a medida que más países implementaron medidas de bloqueo. Pero la seguridad de la red solo creció un 4.0% ya que el negocio de dispositivos de hardware para algunos proveedores se vio afectado por las restricciones de la cadena de suministro”.

Además, señala que “muchas organizaciones pudieron utilizar mejor el acceso a la red existente a través de compromisos de servicio, o aumentar la capacidad a través de licencias adicionales, en lugar de construir una nueva infraestructura de seguridad de red. La seguridad web y del correo electrónico creció 13,8% año tras año, a medida que las organizaciones continuaron expandiendo su uso de servicios basados en la nube y aplicaciones de software como servicio”.

Por su parte, Ketaki Borade, analista de Canalys Research, comenta que “los proveedores que se apresuraron a respaldar a los clientes nuevos y existentes durante el bloqueo de las operaciones obtendrán el mayor beneficio una vez que las organizaciones reevalúen y prioricen sus estrategias de ciberseguridad”. En su opinión, compartida por muchos otros expertos, los trabajadores de muchas empresas van a seguir teletrabajando después de que haya pasado definitivamente la crisis ocasionada por la pandemia, lo que tendrá implicaciones positivas a largo plazo en el mercado de ciberseguridad.

Por ello, espera que el mercado se moverá más hacia las soluciones en la nube, la confianza cero y la automatización de políticas de seguridad. Aunque afirma que “es poco probable que el gasto en ciberseguridad esté completamente protegido de los recortes presupuestarios, ya que las organizaciones necesitan adaptarse a unas condiciones fiscales en deterioro”. En consecuencia, se espera que el gasto se vaya reduciendo hacia finales de 2020 y continúe en esos niveles durante 2021, exceptuando ciertos sectores muy específicos.

Finalmente, Borade explica que “el cambio de crecimiento alto a bajo afectará a todos los proveedores. Aquellos respaldados por capital privado buscarán reducir aún más los costos, mientras que las nuevas empresas acelerarán sus planes de salida, ofreciendo a los proveedores más grandes oportunidades para adquirir tecnología emergente y acelerar sus estrategias”. Y opina que, mientras tanto, “ Los socios de canal y los clientes tendrán que evaluar cuidadosamente los proveedores con los que trabajan, en términos de soporte e inversión, para satisfacer sus necesidades cambiantes”.