Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las ciudades inteligentes mostrarán su potencial mediante la colaboración

  • Infraestructura

Singapur smart city

Expertos de la industria señalan que las mejoras que proporciona el modelo de ciudad inteligente son muchas, pero por ahora se manifiestan principalmente a nivel local, ya que son proyectos aislados. Pero destacan que el verdadero valor para la sociedad se revelará a través de la colaboración entre los gobiernos locales, compartiendo información para mejorar la inteligencia asociada a la administración urbana.

En un reciente artículo publicado por la Red de Ciudades Inteligentes de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), su presidente, Tay Kok Chin, habla de cómo las Smart City están comenzando a generar un valor positivo para la sociedad. Pero también señala que esto es solo el principio, ya que el verdadero potencial de la informatización de las ciudades despierta cuando los gobiernos locales colaboran entre sí.

Alabó el papel que está jugando Singapur, recientemente elegida como la ciudad inteligente con mejor desempeño del mundo, por encima de otras como San Francisco, Seúl, Londres o Nueva York. Pero señala que esto debe medirse en función del valor neto que generan las Smart Cities ara la humanidad. Comentó que el propio concepto se ha puesto muy de moda entre los gobiernos de todo el mundo, lo que arroja unas cifras de crecimiento de 308.000 millones de dólares en 2018, que aumentarán a 717.200 millones a nivel mundial para 2023.

El presidente de la ASCN destaca los beneficios que aportan las ciudades inteligentes al mundo, pero puntualiza que llevar a cabo estos avances correctamente se va a convertir en uno de los mayores desafíos de nuestra época. Y uno de los problemas derivados de esta evolución es el medioambiental, ya que la implementación de la infraestructura necesaria para dar vida a la digitalización inteligente de las ciudades implica un aumento de la contaminación. Esto se debe al incremento de las emisiones de carbono que generan los centros de datos que se instalarán para dar vida a la “inteligencia” en las ciudades.

Al mismo tiempo, esta tendencia hacia la digitalización urbana está incrementando la producción de las tecnologías asociadas, lo que también tiene su impacto negativo en el medio ambiente, algo muy negativo para el planeta y para la sociedad en su conjunto. Esto se está viendo especialmente en Asia, donde se encuentran 99 de las 100 ciudades más contaminadas del mundo.

Pero también dijo que la solución a estos problemas puede estar en el modelo de implantación del concepto de Smart City, que debería apostar por la reutilización de la infraestructura existente en vez de construir una nueva desde cero. Un ejemplo es adaptar las redes de suministro energético para convertirlas en inteligentes, pero sin desmontarlas, solo incorporando la tecnología necesaria para monitorizar su funcionamiento, recopilar datos y analizarlos.

Pero el factor que Tay Kok Chin considera más importante para avanzar hacia el futuro de las ciudades inteligentes aportando todos los beneficios posibles a la humanidad es la colaboración. Y muy especialmente el trabajo conjunto entre los gobiernos embarcados en la transformación digital de sus ciudades. Mediante la creación de redes regionales de ciudades inteligentes se puede mejorar el desempeño de todas ellas, y también puede contribuir a reducir el impacto ambiental. Estas redes permitirían compartir información vital y generar sinergias que contribuirán a mejorar en todos los ámbitos.

Como ejemplo, el presidente de la ASCN nombró el reciente Panel de Cooperación de Proyectos Especiales de Singapur-Nanjing (SCNP), mediante el cual las administraciones de ambas ciudades han podido firmar acuerdos para mejorar la gestión del agua y frenar el aumento de la contaminación. El plan que se está desarrollando en este marco, y que el presidente destacó en su artículo, permitirá a las ciudades aprender unas de otras, mejorando el aprovechamiento de recursos, reduciendo el impacto ambiental y proporcionando otros beneficios a la ciudadanía.

Pero para lograr estos ambiciosos objetivos es fundamental la colaboración entre los gobiernos locales. Esto comenzará como una serie de iniciativas regionales, tales como SCNP, pero posteriormente se crearán redes más amplias, hasta que, en un futuro por ahora lejano, se logrará construir una red global de ciudades inteligentes que contribuirá a mejorar la calidad de vida de toda la sociedad.