Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Un paso más hacia la nueva generación de redes de internet vía satélite

  • Infraestructura

satelite

El espacio es un campo atractivo para los operadores de Internet, ya que permite llevar la conectividad a lugares remotos, pero la capacidad actual y la extensión de estas redes es muy limitada. Aunque algunas de las empresas tecnológicas más destacadas a nivel mundial, como Amazon o SpaceX, están avanzando hacia la creación de una nueva red satelital de nueva generación, que podría revolucionar el acceso a Internet para consumidores y empresas.

Contar con conectividad de banda ancha en todo el mundo es un desafío que hoy por hoy es imposible de alcanzar. Las empresas de interconexión global están invirtiendo enormes recursos para ampliar sus redes, tanto en tierra como mediante cables submarinos intercontinentales, pero es posible que nunca lleguen a cubrir toda la geografía de la tierra. Por ello, el futuro parece estar en las redes de comunicación satelitales, una oportunidad que los grandes de la tecnología no están dispuestos a desaprovechar.

Desde hace tiempo se sabe que Amazon está intentando crear su propia red de satélites para llevar Internet a todas partes a través de una red espacial, y recientemente se han conocido más avances en este sentido. La iniciativa del gigante de la nube se ha materializado en el denominado Proyecto Kuiper, que pretende desplegar una red de 3.236 satélites de órbita baja, con los que podrían proporcionar acceso de banda ancha y baja latencia en casi cualquier lugar del globo.

Para ello ha creado Kuiper Systems LLC que, según la información filtrada por GeekWire, recientemente ha presentado tres solicitudes a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo internacional que se encarga de coordinar los satélites que orbitan la tierra. Pero para lograrlo las autoridades deben evaluar las características de esta red y los problemas asociados a ampliar el número de objetos que orbitan la tierra.

Según se ha dado a conocer, el Proyecto Kuiper tiene como objetivo ubicar 784 satélites a 591 kilómetros, 1.296 a 610 kilómetros y 1.156 a 629 kilómetros, con los que supuestamente lograría cubrir todo el planeta. Según Amazon, este es un proyecto a largo plazo con el que quieren dar servicio a decenas de millones de personas que aún no tienen acceso de banda ancha, y sus representantes afirmaron que esperan “trabajar en esta iniciativa con compañías que comparten esta visión común”.

Por ahora no se conocen muchos más detalles de sus planes, ni si la compañía tratará de construir los satélites ella misma, por ejemplo, a través de la compañía Blue Origin de Jeff Bezos, o mediante la asociación con algún otro fabricante de la industria aeroespacial. Aunque los planes de Amazon parecen muy firmes, como lleva a pensar el anterior lanzamiento de AWS Ground Station en 2018, un servicio de computación en la nube que facilita la comunicación de las estaciones en tierra con los satélites. Aunque de ahí a construir su propia red hay un gran salto, y la compañía todavía no ha hablado de cuánto tiempo tardarían en llevar a cabo este ambicioso proyecto.

Mientras tanto, otras grandes firmas tecnológicas están embarcadas en su propia versión de internet satelital, por ejemplo SpaceX, con su proyecto de lanzar más de 12.000 satélites, OeWeb, que tiene intención de subir al espacio otros 650, o la propia Facebook, que también tiene intención de operar su propia red de comunicaciones satelitales. En cualquier caso, está bastante claro que en el futuro las redes de datos satelitales tendrán una gran influencia en las comunicaciones globales, tanto en lugares remotos del planeta como en el transporte marítimo y aéreo, que podrán beneficiarse de un mejor acceso de banda ancha con baja latencia.