Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria china de PCB supera a la japonesa y se coloca en segunda posición

  • Infraestructura

placas_memorias_2

Durante 2018 los fabricantes chinos de PCB han dado un importante salto en el mercado, consiguiendo el segundo puesto en el ranking global, que anteriormente ocupaba la industria japonesa. Por el momento solo hay tres empresas chinas entre las 30 primeros de la lista, pero en los próximos años otras compañías podrían ganar posiciones.

Tradicionalmente, el sector de la fabricación de placas de circuitos impresos (PCB) ha estado liderado por las empresas taiwanesas, seguidas de las japonesas. Pero durante el año pasado la industria china ha incrementado mucho su producción, lo que le ha permitido desbancar a Japón i situarse en el segundo puesto del ranking global. Según las estadísticas publicadas por la firma Prismark, durante 2018 Taiwán acaparó el 31,3% de toda la producción mundial de PCB, que alcanzó un valor de 62.400 millones de dólares. Un dato a tener en cuenta para comprender cómo ha fluido el mercado en los últimos años es que esta cifra supuso un crecimiento del 6% con respecto a 2017, inferior al que se logró ese año con respecto a 2016, estimado en un 8,6% interanual.

De los 30 principales fabricantes del ranking, 13 son empresas taiwanesas, encabezadas por Unitech PCB, lo que da una muestra de la importancia que tiene la industria del país en el mercado global. Pero China está escalando puestos y durante 2018 logró acaparar el 23% de toda la producción, superando al 20% de las empresas japonesas. Esto ha supuesto un crecimiento interanual del 17,4%, una tendencia que podría continuar en los próximos años. Aunque, por ahora, solo hay tres empresas chinas entre los 30 primeros del sector, que son Dongshan Precision Manufacturiing, Shenan Circuits y Kinwong Electronic, que han registrado un aumento impresionante en sus ingresos durante 2018.

Esta expansión de la capacidad de producción está relacionada con los planes del país de independizarse de la industria extranjera, para lo que el gobierno y las empresas están invirtiendo muchos recursos en la evolución tecnológica del país. Y esto abarca todos los ámbitos, ya que los fabricantes chinos están apostando cada vez más por las nuevas tecnologías, en sectores como la informática, los dispositivos de uso personal, la automoción o las nuevas redes de telecomunicaciones. Y no solo para crear nuevos productos más competitivos, sino también para modernizar las propias fábricas mediante la automatización.

Todo ello requiere invertir en nueva infraestructura tecnológica, y el mercado interno se está volcando en los productos de marcas chinas para potenciar la economía nacional. Por ello, cabe esperar que en los próximos años nuevos fabricantes del país logren incrementar muchos sus ventas y su capacidad de producción, especialmente en segmentos emergentes en los que están surgiendo nuevas empresas. Y, debido a la gran fuerza de China en el mercado tecnológico, esto probablemente tendrá un efecto importante en el ranking global de la industria de PCB.