Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Desarrollan el chip de IA más grande del mundo

  • Infraestructura

Cerebras_WSE

Una startup dedicada a los semiconductores acaba de presentar un chip revolucionario, llamado Wafer-Scale Engine, creado especialmente para acelerar el entrenamiento de la inteligencia artificial. Su arquitectura de gran tamaño alberga muchos más núcleos y transistores que las CPU o GPU actuales, con el objetivo de superar las capacidades de las tecnologías convencionales.

La propuesta de la compañía Cerebras Systems se posiciona frente a la tendencia actual de miniaturizar cada vez más los chips, y pretende revolucionar la infraestructura dedicada al entrenamiento de la inteligencia artificial. El chip Wafer-Scale Engine (WSE) es un procesador de unas 8x8 pulgadas, lo que equivale a unas 56 veces el tamaño de la GPU más grande del mercado. Incluye 1,2 billones de transistores y 400 núcleos de procesamiento con una memoria de 18 Gb, lo que supera ampliamente las características de los procesadores actuales empleados en el campo de la IA.

Sus creadores afirman que el motivo de optar por una arquitectura de semejante tamaño es que la IA requiere grandes cantidades de información para evolucionar, por lo que hay que pensar más en los requisitos que en el tamaño. Y, para manejar estos volúmenes de datos hace falta procesadores de gran capacidad. En palabras de Andrew Feldman, de Cerebras, “Cada milímetro cuadrado está optimizado para este trabajo. El trabajo de IA está creciendo como loco. Nuestros clientes están sufriendo”. Y añadió que la mayor limitación de los sistemas actuales de inteligencia artificial es que lleva demasiado tiempo entrenar el software.

El modelo de negocio planteado para esta nueva tecnología no es vender lo chips, sino servidores para centros de datos. Esto se debe a la especial naturaleza de este procesador, que requiere una conexión y un sistema de refrigeración específicos. Por ahora, la compañía ha informado de que hay varios sistemas de prueba en funcionamiento en las instalaciones de varios clientes potenciales, y que comenzará a enviar las primeras unidades en octubre de este año.

Esta revolucionaria tecnología todavía debe demostrar que es capaz de competir con las soluciones que ya existen en el mercado, como las de Nvidia, Intel, Google o la startup británica Graphcore, que tienen sus propias tecnologías para la IA. Aunque los creadores de WSE afirman que son conscientes de que tener éxito en el mercado de centros de datos requiere tiempo, por lo que sus planes parecen ser a largo plazo.