Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las ventas de monitores bajarán en 2020

  • Infraestructura

oficina monitores

Tras un 2019 de crecimiento saludable, los expertos opinan que los envíos de monitores de ordenador al mercado global descenderán en 2020, debido a una contracción de la demanda. La bonanza del año pasado se logró gracias al buen comportamiento del mercado de ciertos segmentos de consumo, sumado a que las importantes inversiones de las empresas en actualizar sus equipos a Windows 10 han impactado negativamente en la renovación de pantallas a nuevas tecnologías y tamaños.

El mercado mundial de monitores para ordenador ha ido moderándose en los últimos años, arrastrado por la disminución de las ventas de ordenadores en el ámbito del gran consumo. Aunque segmentos como el de hardware para gaming mantienen cierta fuerza, gracias a que los clientes tienen una elevada tasa de adopción temprana de las nuevas tecnologías de visualización. Esto ha contribuido decisivamente a que el cuarto trimestre de 2019 se cerrase con un crecimiento interanual del 5% en los envíos globales de pantallas para PC.

Estas cifras están recogidas en el último informe de IDC sobre el mercado de monitores de PC, que indica un volumen total de 33,2 millones de unidades en el cuarto trimestre, una cifra que no se había alcanzado desde el cuarto trimestre de 2014. Como resultado, el crecimiento anual de ventas el año pasado fue del 1,5%, y buena parte de esta mejoría se vio impulsada por la actualización a nuevos formatos de pantalla en las empresas, aprovechando los planes de renovación de equipos a causa de la obligatoria actualización a Windows 10.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Fruto de esta tendencia, el año pasado las ventas de pantallas de 23,8 pulgadas superaron a las de 21,5 pulgadas, lo que ha llevado a los OEM a centrarse más en la fabricación de pantallas más grandes. Al mismo tiempo, se ha incrementado la consolidación del mercado y, según las cifras de IDC, el año pasado Dell, HP y TPV representaron el 50% de todo el mercado mundial.

De cara a este año, los analistas prevén que varias tendencias e influencias externas confluirán, ocasionando una contracción de las ventas de monitores para PC. La principal es que los importantes esfuerzos de inversión realizados por las empresas para actualizar a equipos con Windows 10 no ha cesado, y este año preferirán no gastar mucho más en nuevas pantallas. Como resultado, se prevé que las ventas a empresas se reduzcan, tras dos años de crecimiento.

Y, como está sucediendo en casi todos los mercados internacionales, la expansión de la epidemia originada en China contribuirá a que los compradores sean más tímidos a la hora de invertir en tecnologías que no sean críticas, como es el caso de los monitores para ordenador. Al mismo tiempo, se prevé que los proveedores reduzcan su capacidad de producción para prevenir sobrecostes. Según los expertos, se prevé que la contracción del mercado continúe hasta mitad de año, como mínimo, sobre todo porque anticipan que la demanda en China y otros países asiáticos se bloqueará.

A pesar de ello, los expertos creen que envíos globales podrían comenzar a estabilizarse en la segunda mitad de 2020, con posibilidades de recuperar el crecimiento en algún momento de 2021. En palabras de Jay Chou, gerente de investigación del rastreador trimestral del mercado de monitores de PC en IDC, “a pesar de que la cadena de suministro de monitores avanza hacia la recuperación, los desafíos persisten con la escasez de ciertos componentes, como la retroiluminación, así como los problemas laborales y logísticos”.

Y destacó que, “al mismo tiempo, las preocupaciones están cambiando rápidamente de las restricciones de oferta a la contracción general de la demanda en múltiples mercados. A medida que más ciudades enfrentan la posibilidad de bloqueos y restricciones de movimiento, otra víctima serán los canales minoristas, que durante mucho tiempo han cedido participación”. Por ello, opina que los OEM deberían dedicar algo más de tiempo para evaluar con cuidado su estrategia de cara a los próximos trimestres, para no generar problemas de sobreoferta que afecten a los precios.