Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estados Unidos sigue incrementando su potencia de supercomputación

  • Infraestructura

servidor pyme infraestructura

Las agencias gubernamentales estadounidenses continúan invirtiendo en supercomputación para mejorar sus capacidades en diferentes campos, uno de ellos el militar. Como muestra de ello, el Departamento de Defensa ha encargado tres nuevos superordenadores que servirán para acelerar el trabajo en dos importantes centros de investigación militar del país.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

La persistencia del ransomware Webinar 

El Departamento de Defensa de Estados Unidos acaba de anunciar que encargará tres nuevos superordenadores al experto en infraestructura HPC componible Liqid, en un contrato por valor de 52 millones de dólares. Dos de esas máquinas, que sumarán una capacidad de cómputo de 15 petaflops, irán a parar al US Army Combat Capabilities Development Command’s Army Research Lab, situado en el campo de pruebas de Aberdeen (Maryland). La otra, con una potencia máxima de 17 petaflops, se instalará en el Centro de Investigación y Desarrollo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU, en Vicksburg (Mississippi), y se utilizará en el Programa de Modernización de Computación de Alto Rendimiento (HPCMP) que el DoD planea lanzar a final de año

Esta plataforma HPC será la más potente y revolucionaria de las dos, y recibirá el nombre Wheat, en honor del ganador de la Medalla al Honor Roy M. Wheat. Contará con 904 nodos AP de Cascade Lake con diferentes configuraciones, incluyendo 1.808 CPU Xeon Platinum 9242, 536 GPU Nvidia A100, 391 terabytes de memoria, 4,5 petabytes de almacenamiento de sistema de archivos paralelo Liqid all-flash NVMe-oF y tecnología de red InfiniBand HDR 200 Gbps.

Los tres sistemas que construirá el fabricante estarán basados en una combinación de GPU A100 de Nvidia y CPU Intel Xeon Platinum 9200, lo que garantizará una gran potencia de cálculo y fiabilidad para muchos años. Como explican en su anuncio oficial, la arquitectura componible que utiliza el proveedor HPC permite a los usuarios agrupar e implementar CPU, GPU, almacenamiento NVMe, procesadores FPGA, redes inteligentes y memoria a través de software, lo que habilita la reestructuración del sistema para adaptarse a las diferentes cargas de trabajo. Y también permite liberar recursos para otros usuarios en cualquier momento, permitiendo el aprovechamiento paralelo de sus capacidades.

Como ha explicado Sumit Puri, CEO y cofundador de esta firma de computadoras, “los desafíos globales que enfrentan las organizaciones de HPC del sector público requieren que los recursos de hardware sean mucho más potentes y eficientes que las arquitecturas de centros de datos tradicionales, por lo que estamos entusiasmados de trabajar con Nvidia para entregar al Departamento de Defensa el primer sistema HPC completamente componible, con la notable tecnología Nvidia A100 GPU en su núcleo”.

Explica que, mediante la colaboración con este fabricante y otros socios líderes en la industria HPC, esperan “liderar una ola de innovación en arquitectura para proporcionar una plataforma capaz de resolver algunos de los problemas informáticos más difíciles que enfrentan los investigadores para construir la infraestructura física del siglo XXI, avanzar en la investigación y el desarrollo genómico, y abordar las preocupaciones de seguridad nacional más urgentes”.