Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estados Unidos se reafirma en la creación de una única nube para la defensa

  • Negocios

Seguridad en la nube

Los tribunales estadounidenses han desestimado la reclamación de Oracle contra el proceso del contrato JEDI, en la que cargaban contra la decisión de recurrir a un único proveedor. Esto va en la misma línea que están tomando las organizaciones dedicadas a otros sectores críticos, que no quieren diversificar los proveedores de la nube para reducir los riesgos de seguridad.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

El arte de la inteligencia artificial centrada en el cliente Leer 

El año pasado comenzó la polémica por el formato que tendría el contrato de Infraestructura de Defensa Empresarial Conjunta (JEDI). En un principio, este proyecto contemplaba la concesión parcial del contrato a varios proveedores, pero finalmente se reenfocó para que un solo proveedor se encargase de todo. Esto hizo que muchos candidatos se opusieran al nuevo formato, ya que consideraban este enfoque como discriminatorio. Uno de ellos es Oracle, que ha presentado reclamaciones contra todo el proceso, pero ahora ha recibido el último varapalo de los tribunales estadounidenses.

La semana pasada, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos anunció que había rechazado definitivamente la apelación de la compañía contra el contrato JEDI. En su opinión, Oracle no se vio obstaculizado para postularse como candidato a esta licitación. Sus argumentos iban en contra de la decisión de adoptar un único proveedor de la nube, pero los tribunales han apoyado este enfoque, dejando fuera cualquier posible reclamación en este sentido.

Además, destacan que esta empresa fue descartada en una etapa temprana del proceso, mucho antes de la concesión final a Microsoft, en base a criterios válidos, restando validez a esta última apelación, presentada en julio. Y, aunque las reclamaciones de Oracle son muy anteriores, estas tenían como objetivo denunciar que el proceso se había diseñado a medida de las capacidades de Amazon Web Services, quien finalmente no ha logrado la concesión.

Sea como fuere, lo fundamental de este proceso es que queda zanjada la cuestión de si el gobierno debía haber elegido uno o varios proveedores para JEDI. Y, de hecho, a la luz de la falta de garantías de seguridad que se registran en los entornos de múltiples nubes para el mundo empresarial, parece lógico que se opte por un único proveedor para algo tan crítico como las infraestructuras de defensa de un país. Esto limita los posibles riesgos y reduce la complejidad técnica, a la vez que reduce costos.

Otro caso aparte es la reclamación de AWS conta la concesión a Microsoft, cuya naturaleza es muy diferente a la de Oracle, y que todavía no se ha resuelto definitivamente. El cariz político que ha tomado la denuncia de Amazon está complicando el proceso, y todavía no se sabe qué resultará de esta disputa legal. Por ahora, se ha retrasado el inicio del contrato, previsto originalmente para principios de 2020, pero no está claro cuándo se resolverá el conflicto, ni de qué forma, aunque hay indicios de que Amazon podría lograr un éxito parcial en el proceso.