Las redes privadas se expandirán rápidamente en la próxima década

  • Infraestructura

Internet Redes

A medida que Internet debe asumir un volumen mayor de conexiones y de consumo de ancho de banda, las organizaciones ponen sus miras en las redes privadas como medio para garantizar sus operaciones digitales. Como resultado, los expertos prevén una expansión acelerada de las redes privadas, que para el año 2030 podrían generar unos ingresos superiores a los 64.000 millones de dólares en todo el mundo.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Diferentes avances están confluyendo para dar vida a un nuevo y evolucionado ecosistema de redes de datos privadas, que permiten a las organizaciones operar al margen de las dificultades y problemas que se presentan en la red pública de Internet. Estos avances son, entre otros, los nuevos tejidos de red de alta velocidad, las comunicaciones inalámbricas 5G y otras tecnologías de comunicaciones de baja latencia, que permiten construir redes de datos de alto rendimiento.

Esto está convenciendo a sectores como el industrial, el de producción de energía, la logística o el comercio minorista, entre otros muchos, que están impulsando el avance de estas redes privadas. Así, el ecosistema de proveedores de red está expandiéndose con rapidez, y están surgiendo nuevos jugadores, impulsando un mercado floreciente que alcanzará grandes cotas en la próxima década, sobre todo en los principales mercados regionales.

Como explican los analistas de ABI Research en uno de sus últimos informes, la importancia de las redes privadas para el ámbito empresarial no para de aumentar, y se está alimentando del progreso y la maduración de tecnologías como 5G, encontrando ámbitos de aplicación de mucho éxito potencial, sobre todo en las industrias pesadas. Así, sus estimaciones son que para 2030 los ingresos de redes privadas, solo en la fabricación y la producción de energía (minería, petróleo, gas y logística) podrían alcanzar unos 32.380 millones de dólares.

Para Leo Gergs, analista de investigación de 5G Markets en ABI Research, “estos hallazgos muestran la importancia de las redes privadas, particularmente para automatizar casos de uso de misión o incluso de vida crítica, que requieren la mayor confiabilidad y disponibilidad de red posible, y se caracterizan por un alto grado de integridad de red, para evitar que los datos salgan de las instalaciones de la empresa. Las empresas que requieren capacidades de corte de red para separar los casos de uso de misión crítica de los que no lo son dentro de la misma red física, recurrirán a redes privadas”.

Añade que “primero, hay un enorme aumento en la demanda de automatización y digitalización empresarial. Lo que comenzó con la Industria 4.0 ahora se ve agravado por las secuelas del brote global de COVID-19. Las empresas de fabricación industrial, logística y petróleo y gas están acelerando ahora sus planes de digitalización para reducir su dependencia de la disponibilidad de mano de obra y aumentar la resistencia de sus operaciones comerciales frente a interrupciones repentinas en las cadenas de suministro”.

Por otro lado, Gergs comenta que el mercado de implementaciones de redes privadas se beneficiará de un efecto estimulante que provendrá del lado de la oferta, animado por las nuevas capacidades que brinda 5G para la conectividad empresarial. Según Gergs, esto permite “a los fabricantes de chips y módulos hacer crecer el ecosistema de dispositivos para hardware compatible. El ecosistema de dispositivos en proceso de maduración, a su vez, reduce los precios por módulo y, por lo tanto, hace que el despliegue de la red 5G privada sea más rentable, lo que estimulará un interés adicional de las empresas”.