La meteorología europea busca aumentar su capacidad en la nube

  • Infraestructura

tierra

El Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas de Rango Medio está tratando de mejorar su capacidad para realizar predicciones precisas, y para ello quiere ampliar sus recursos en la nube. Ahora acaba de lanzar una propuesta de licitación para ampliar el presupuesto de almacenamiento y computación en la nube durante los próximos cinco años, una cifra que podría alcanzar los 5 millones de dólares.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Los meteorólogos utilizan enormes plataformas de computación para calcular los patrones climáticos y realizar predicciones, cuya precisión exige cada vez más recursos informáticos, tanto en local como en la nube. La evolución de este campo de la ciencia exige un esfuerzo creciente, algo que se está viendo en las últimas inversiones en supercomputación para meteorología que están realizando países como Estados Unidos o el Reino Unido, y también ciertos países de Asia Pacífico, que están construyendo nuevas máquinas para el estudio de la meteorología.

Ahora, el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas de Rango Medio (ECMWF) ha anunciado que necesita ampliar su capacidad de computación y almacenamiento en la nube, para lo que ha abierto una ronda de adquisiciones de precalificación, para encontrar proveedores de la nube que le proporcionen “un entorno de computación en la nube local, de uso general y de calidad de producción”.

En el documento oficial se explica que “el ECMWF y sus socios tienen un almacén de datos en constante crecimiento para aplicaciones meteorológicas y, por lo tanto, ha comenzado la fase piloto de la 'Nube meteorológica europea' para facilitar el trabajo en macrodatos meteorológicos y climáticos en una infraestructura basada en la nube. Es probable que, a su debido tiempo, se agreguen otros sistemas de producción, lo que aumentará la demanda y dará como resultado requisitos de ampliación significativos y requisitos de resiliencia mejorados”.

La propuesta establece que, una vez que se defina claramente la estrategia de nube que será aprobada por el ECMWF, la organización espera emitir invitaciones para la licitación en la segunda mitad de 2021, de cara a la implementación de sistemas en su centro de datos de Bolonia, en Italia, unas instalaciones que estarán listas durante el segundo trimestre de 2022.

El contrato que proponen es de 1 millón de dólares al año, y esperan que pueda extenderse durante cinco años, incluyendo posibles extensiones posteriores al proyecto original. Aunque estas cifras no incluyen la consolidación de otros sistemas del ECMWF en la nube, algo que podría incrementar estas cifras. Esto podría ser significativo, ya que la institución cuenta con diferentes instalaciones de computación en la Unión Europea y el Reino Unido, aunque no se espera que el brexit afecte al proceso, al ser una entidad independiente.