El mercado europeo de impresión continúa acusando la escasez de chips

  • Infraestructura

Epson impresoras

Los fabricantes de impresoras siguen teniendo dificultades para satisfacer los pedidos, como consecuencia de la escasez de componentes clave en su cadena de suministro. Para abordar este problema están aumentando la producción de modelos que requieren menos chips, como las impresoras A4 monocromo, pero tienen constantes problemas para suministrar equipos de más valor, y los expertos creen que el mercado europeo no recuperará su normalidad hasta bien entrado 2023.

Recomendados: 

Tendencias Tecnológicas Digitales 2022 Informe

Principales predicciones de transformación digital  Leer

Varios: informes de tendencias tecnológicas para la empresa y sociedad digital Ver

En los últimos años los fabricantes de equipos de impresión han tenido grandes dificultades para satisfacer los pedidos en la mayoría de mercados, debido a la escasez de componentes clave como los semiconductores, y en 2022 estos problemas persisten. La demanda cayó con fuerza desde que se declaró la pandemia, pero ahora que las empresas vuelven a invertir en sistemas de impresión, la industria no está siendo capaz de cubrir la demanda en el mercado europeo.

Los analistas de IDC explican que en el segundo trimestre de 2022 los OEM de impresoras han tratado de priorizar la fabricación de ciertos productos, socios de canal y clientes, centrándose en categorías que requieren menos semiconductores. A pesar de que los inventarios están mejorando, algunos proveedores destacados están centrándose en la fabricación de impresoras A4 monocromo, que contienen menos chips y componentes asociados a la impresión en color o a las capacidades multifunción. Esta estrategia está ayudando a cubrir cierta demanda, y los envíos de estas impresoras están aumentando hasta niveles previos a la pandemia. Pero en otras categorías importantes de A4 y A3, que proporcionan mucho más valor a la industria, las ventas están siendo mucho más contenidas.

En IDC dicen que la disponibilidad de chips para impresoras está mejorando, pero no creen que los inventarios recuperen el nivel anterior a 2020 hasta algún momento de 2023. Así, prevén que los envíos en 2022 seguirán fluctuando, a medida que los fabricantes modifiquen su estrategia para adaptarse a los constantes cambios en el mercado y a las dificultades en la cadena de suministro. Gran parte de los productos nuevos se destinarán a cubrir los envíos atrasados, en lugar de a nuevos negocios, lo que seguirá lastrando los beneficios de la industria.

La demanda de equipos A4 y A3 de alta velocidad supera actualmente la oferta disponible de la mayoría de OEM, lo que está reflejándose en los ingresos, el flujo de caja y los beneficios. Y los socios de canal están sufriendo los mismos problemas. Según las cifras del último informa trimestral de IDC, los envíos totales del mercado europeo de impresión descendieron de nuevo un 2,6% hasta 4,28 millones de unidades. En el segmento de inyección de tinta, dominado por los equipos de consumo, los envíos han caído un 2,2% hasta 3,16 millones de unidades, y en el segmento de láser descendieron un 3,7% hasta 1,12 millones. Entre las impresoras láser, las de color han descendido un 13,8% (401.000 unidades), mientras que las monocromo han incrementado un 3% sus envíos (721.000 unidades).

En su informe, Phil Sargeant, director senior de programas de dispositivos de hardware, imagen y soluciones documentales de IDC para Europa Occidental, señala que “los envíos trimestrales siguen siendo erráticos, ya que los problemas persistentes de la cadena de suministro con los microchips están teniendo un impacto negativo en la mayoría de los OEM, sus socios de canal y sus clientes. Aunque puede haber algunas mejoras en los próximos trimestres, algunos OEM están volviendo a las impresoras monocromáticas simples, ya que contienen la menor cantidad de microchips y otros componentes, lo que significa que se puede producir más a partir de un stock limitado de piezas e indica la importancia del segmento de impresoras de blanco y negro”.

Sus investigaciones revelan que el valor del mercado general de impresión en Europa Occidental ha aumentado un 2% interanual hasta 1.810 millones de euros. En este tiempo los envíos de impresoras de inyección de tinta destinadas al gran consumo han aumentado un 2,9%, pero los de equipos de corte empresarial han descendido un 23,3%. Esto da una muestra de cómo se ha deteriorado el mercado en sus segmentos más importantes como consecuencia de la escasez de chips en la cadena de suministro, y costará recuperar los niveles normales.

Aunque se han visto algunas diferencias entre los distintos países que componen este mercado, como en España, donde las ventas han sido mejores de lo esperado. En términos generales, los envíos al mercado español han aumentado un 8,9% interanual, especialmente en la categoría de inyección de tinta, donde han crecido un 13%. Además, las ventas a empresas han sido especialmente fuertes, y las de consumo también han aumentado. Pero en IDC destacan que los sistemas de tanques de tinta han disminuido, y los de impresoras láser también han bajado un 1,9%, excepto en el segmento de multifunción láser color A3.

El otro país donde las ventas generales han aumentado es Alemania, mientras que han descendido en Francia, Reino Unido e Italia. Pero el comportamiento del mercado ha sido muy diferente entre estos países, con importantes variaciones entre los diversos segmentos de inyección de tinta y de láser. Aunque las fluctuaciones del mercado y de la disponibilidad de componentes en la cadena de suministro continuarán a lo largo del año, los investigadores creen al cierre de 2022 el mercado europeo estará todavía lejos de recuperarse de la crisis actual, y habrá que esperar a 2023 para recuperar una relativa normalidad en los envíos.