Los robots suplirán la escasez de mano de obra en la construcción

  • Infraestructura

Robot industrial

Muchas empresas de construcción están acusando una falta de mano de obra joven en el sector y anticipan problemas para cumplir con sus planes de trabajo en el futuro. Para resolverlo están planeando introducir robots a gran escala y otras tecnologías modernas en los próximos años, en busca de formas eficaces de mejorar la productividad y de atraer talento a la industria.

En los últimos años, y sobre todo tras la última crisis inmobiliaria, se ha visto una reducción en el porcentaje de jóvenes que eligen seguir una carrera dentro del mundo de la construcción. Esto preocupa especialmente a las grandes empresas del sector, que en el futuro recurrirán a tecnologías como la robótica y los drones para mantener su nivel de productividad y atraer a nuevos talentos más vinculados con lo digital.

Las investigaciones de GlobalData indican que el mercado de robots para construcción seguirá creciendo a una CAGR del 32,6% entre 2020 y 2030, pasando de un valor de 3.400 millones de dólares a unos 57.000 millones para final de esta década. Otra tecnología que interesa mucho a la industria de construcción es la de exoesqueletos, que en 2020 generó unos ingresos de 200 millones de dólares, pero que podría crecer a una CAGR del 49% hasta 2030, pudiendo alcanzar unos 10.900 millones.

En su informe, Emilio Campa, analista asociado del equipo de inteligencia temática de GlobalData, explica que la industria de la construcción depende en gran medida del trabajo manual y del uso de tecnologías mecánicas, muchas de ellas operadas por expertos humanos. Y opina que, "con el envejecimiento de la población mundial, los futuros proyectos de construcción tendrán aún menos personas en edad laboral y, como tal, serán aún menos productivos". Por ello, considera que la adopción de tecnologías avanzadas de robótica podría convertir de nuevo el sector como una industria atractiva para los jóvenes, ayudando a regenerar la fuerza laboral en el sector.

En una encuesta sobre sostenibilidad en la construcción realizada en 2021 el 72% de las empresas entrevistadas reconocía que el sector estaba cada vez más preocupado por la salud y seguridad de los trabajadores. Y en su última investigación sobre robótica en la construcción, los encuestados ven en la robótica una forma de abordar estos problemas, ya que ayudaría a reducir los factores de riesgo y aumentar la seguridad en el trabajo. Campa explica que "el uso de robots puede reducir la frecuencia con la que los trabajadores están expuestos a equipos y entornos peligrosos y necesitan realizar tareas manuales de levantamiento pesado".

Además, señala que los robots pueden realizar algunas de las tareas más peligrosas, como los trabajos de techado o de demolición. Al mismo tiempo, los robots pueden ayudar a reducir el impacto que tienen los proyectos de construcción en las comunidades cercanas y a respaldar los objetivos ESG de las empresas del sector. Un ejemplo son los robots de impresión 3D para la construcción, capaces de producir viviendas y edificios comerciales en un plazo de tan solo días, en vez de meses, como cuando se emplean técnicas tradicionales. Y Campa destaca que los materiales que emplean estas máquinas pueden provenir en hasta un 50% de materiales reciclados.

Los beneficios de aplicar la robótica, los vehículos autónomos, la realidad extendida o la impresión 3D en la industria de construcción parecen numerosos sobre el papel, pero todavía existen muchas barreras que pueden dificultar su adopción. En opinión de los expertos, las principales son el elevado coste de implementación inicial y el largo tiempo de retorno de la inversión. Por ello, creen que la adopción no se producirá a gran escala en la mayoría de los casos, sino que la industria irá aumentando la inversión a medida que los costos se vayan reduciendo y que los beneficios de su uso se hagan más evidentes.