Desafíos y oportunidades de la realidad aumentada en la construcción

  • Transformación Digital

realidad aumentada_industria

En los próximos años la industria de la construcción comenzará adoptar tecnologías de realidad aumentada para brindar a sus trabajadores información valiosa en el lugar de trabajo. Esto ayudará a reducir los costes por ineficiencia y desaprovechamiento de recursos y a atraer talento a las empresas más innovadoras, aunque por ahora muchos ejecutivos se resisten a invertir en esta tecnología.

La industria de la construcción está realizando importantes avances hacia la digitalización, adoptando tecnologías que facilitan diversas tareas, desde la mesa de diseño hasta la edificación final. Una de las más recientes es la realidad aumentada, que proporciona a los trabajadores herramientas muy útiles en su trabajo diario, que ayudarán a aumentar la eficiencia, a controlar mejor el consumo de recursos y, por lo tanto, a reducir los gastos innecesarios.

Pero, además, los expertos afirman que las empresas que apuesten por las tecnologías de realidad aumentada servirán para atraer a nuevos talentos, revitalizando un sector que necesita modernizarse con urgencia. Pero, como explican los expertos de GlobalData, actualmente pocos ejecutivos de la industria de construcción se muestran interesados en invertir en realidad aumentada.

En su encuesta, realizada a finales de 2021, un 55% de los ejecutivos tenía intención de invertir en realidad aumentada durante los próximos dos años, pero un tercio del total no tiene planes para hacerlo. Robert Penman, analista de GlobalData, señala que “llevar a las personas al lugar correcto en el momento correcto es un problema constante en la construcción, y la adopción de tecnología ayudará a atraer el talento necesario para vigorizar la industria”.

Explica que la realidad aumentada “será particularmente útil durante la etapa de construcción de un proyecto, debido a la gran cantidad de operarios que podrían usar estos dispositivos. La realidad aumentada permite que los modelos de construcción se coloquen en el sitio a través de auriculares o gafas inteligentes, para que puedan compararse con el sitio de construcción. Un usuario notará fácilmente los errores antes de que se produzca más trabajo, lo que evitará la repetición innecesaria del trabajo y el uso de materiales caros adicionales.

Alerta de que las empresas que no comiencen a explorar las posibilidades de la realidad aumentada se perderán los muchos beneficios que puede aportar. Por ejemplo, un “aumento de la precisión de los proyectos, el apoyo al diseño colaborativo y la participación de las partes interesadas”. Y comenta que para lograrlo será necesario aportar recursos económicos a los contratistas para que puedan determinar la tecnología que necesitan para sacar provecho de la realidad aumentada.

Teniendo en cuenta que las empresas de construcción, y especialmente los contratistas, llevan tiempo sufriendo problemas en su cadena de suministro y un constante aumento de los gastos asociados a los proyectos, cualquier ayuda debería ser bienvenida. Hasta ahora la inversión en tecnologías tan avanzadas como la realidad aumentada podría parecer excesiva, pero sus costes están descendiendo y beneficios potenciales son cada vez mayores.

Esto está haciendo que el mercado general de realidad virtual crecerá de forma explosiva durante esta década, pasando de lo 9.000 millones de dólares de 2021 a unos 152.000 millones en 2030. Este impulso y el abaratamiento de los dispositivos de visualización ayudará a democratizar la tecnología, lo que hará más atractivo su uso en industrias hasta ahora reacias, como la de construcción.