Europa avanza en la adopción de tecnologías de humanidad aumentada

  • Puesto de trabajo

Exoesqueleto

Las empresas europeas están invirtiendo cada vez más en tecnologías de humanidad aumentada para incrementar las habilidades de sus trabajadores a través de las nuevas tecnologías. Estas incluyen la realidad virtual y aumentada, la biometría, los exoesqueletos, los asistentes virtuales y otras innovaciones, cuyo mercado casi se duplicará en los próximos cuatro años en la región.

Recomendados: 

Tendencias Tecnológicas Digitales 2022 Informe

Principales predicciones de transformación digital  Leer

Varios: informes de tendencias tecnológicas para la empresa y sociedad digital Ver

En su camino hacia la digitalización muchas empresas europeas están buscando formas de incrementar las habilidades de sus empleados, empleando tecnologías de humanidad aumentada. Esto les ayudará a adaptarse a la nueva realidad laboral, marcada por el trabajo y la colaboración remota, donde se está sustituyendo el modelo presencial por una combinación de trabajo en las instalaciones y a través de plataformas virtuales.

Según las investigaciones de IDC, el mercado europeo de tecnologías de humanidad aumentada crecerá un 32% interanual en 2022, alcanzando un valor de más de 62.000 millones de dólares, que seguirá creciendo hasta superar los 100.000 millones de dólares para el año 2026. Este mercado incluye sistemas de realidad virtual y aumentada, exoesqueletos, biometría, computación afectiva, dispositivos móviles, asistentes digitales y otras aplicaciones de software enfocadas a asistir a las personas.

Algunas de estas tecnologías tienen su origen y su mayor mercado en el ámbito del consumo, pero han ido extendiéndose al ámbito empresarial, cambiando la forma de trabajar en las organizaciones. Andrea Minonne, gerente de investigación de Datos y Análisis en IDC Europa, comenta que “a medida que cambia la cultura laboral en Europa, muchas empresas acelerarán sus esfuerzos de transformación digital y escucharemos con más frecuencia sobre el aumento humano y sus beneficios”.

Explica que en estamos viviendo una era en la que se han generalizado la escasez de personal y de habilidades digitales, las interrupciones en la cadena de suministro, las preocupaciones sobre ciberseguridad y los espacios de trabajo híbrido. Opina que todos estos cambios están generando nuevos desafíos que se pueden resolver en gran medida empleando tecnologías de humanidad aumentada. Y cree que “las empresas europeas utilizarán la tecnología para desbloquee nuevas habilidades y elevar las existentes, y al mismo tiempo crearán experiencias de empleados basadas en lo digital”.

En su informe, IDC revela que el gasto europeo en dispositivos inteligentes que se pueden activar con comandos de voz y wearables alcanzará unos 55.000 millones de dólares este año. Estas tecnologías se han enfocado principalmente a mejorar las experiencias de usuario de los consumidores, pero están comenzando a enfocarse a usos comerciales. Otras tecnologías, como la biometría, la realidad virtual y aumentada, se encuentran en una etapa temprana de expansión, pero cada vez más empresas están explorando las posibilidades que podrían ofrecerles en el futuro.

Además, hay otras innovaciones que se encuentran todavía en fase de prueba, pero con grandes posibilidades para su uso en las empresas. Por ejemplo, los dispositivos ingeribles, inyectables e implantables, los exoesqueletos, las interfaces cerebro-máquina o la computación afectiva. Aunque muchas de ellas tardarán un tiempo en despegar, en el futuro proporcionarán nuevas capacidades a los trabajadores en muchas organizaciones.

IDC señala que el mercado europeo de humanidad aumentada tenía un gran potencial de expansión, pero en los dos últimos años se ha resentido por problemas como la guerra de Ucrania. Solo este factor ha generado una pérdida de 200 millones de dólares en las ventas de gafas de realidad aumentada, como consecuencia de la retirada de Rusia de la mayoría de empresas extranjeras.

Pero, a partir de este año ciertas tendencias emergentes como el metaverso contribuirán a relanzar el mercado, y los expertos esperan que se iniciará una nueva etapa de crecimiento avivada por el desarrollo tecnológico en ciertos campos. Especialmente en tecnologías de metaverso, dispositivos AR/VR, mientras que la computación afectiva y las interfaces cerebro-máquina tardarán todavía algunos años en estar listas para un uso generalizado.