Grandes perspectivas para el mercado europeo de humanidad aumentada

  • Transformación Digital

sanidad

La digitalización de la industria sanitaria europea y de la propia sociedad se ha acelerado a raíz de la pandemia, fomentando el uso de nuevas tecnologías basadas en datos, biometría, realidad virtual y aumentada e inteligencia artificial. Esto ha dado lugar a un mercado emergente de humanidad aumentada que está creciendo rápidamente, y podría superar los 100.000 millones de dólares para el año 2025.

Recomendados: 

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

En los próximos años se va a producir una gran evolución en la industria sanitaria europea, ya que la pandemia ha revelado numerosas debilidades y una necesidad imperiosa de digitalizar muchos servicios para afrontar los retos del futuro. En este contexto ha aumentado el interés de las instituciones y empresas del sector por las nuevas tecnologías, que permiten mejorar la atención a muchos niveles, optimizando recursos, mejorando los diagnósticos y acelerando el desarrollo de tratamientos para todo tipo de dolencias, no solo para combatir el coronavirus.

Ahora, las organizaciones sanitarias están comenzando a implementar tecnologías disruptivas basadas en realidad virtual y aumentada, biometría, exoesqueletos, computación afectiva, una nueva generación de tratamientos y dispositivos ingeribles, inyectables e implantables, nuevas interfaces de computación cerebral, wearables y dispositivos inteligentes de diversa naturaleza. Todo ello conforma lo que los expertos de IDC denominan el mercado emergente de humanidad aumentada (AH), que tiene un gran futuro por delante.

Al mismo tiempo, los propios ciudadanos han adoptado con rapidez nuevas tecnologías digitales que les ayudan en su vida diaria y que en el futuro se integrarán cada vez más con la industria médica. Según IDC, esta evolución digital potenciará el mercado emergente de humanidad aumentada, que alcanzará un valor de 50.000 millones de dólares para finales de este año. Esto se debe al impulso acelerado que ha causado la pandemia, pero los expertos creen que en los próximos años su valor continuará creciendo, hasta alcanzar unos 100.000 millones para el año 2025.

Andrea Minonne, analista de investigación senior y codirectora del Launchpad de humanidad aumentada en IDC Reino Unido comenta que “la humanidad aumentada es la defensora del cambio cultural en los segmentos comerciales y de consumidores. Promover una cultura orientada a AH y complementar las habilidades humanas con tecnología ayudará a los humanos a elevar sus habilidades, automatizar procesos comerciales o tareas domésticas, desbloquear nuevas capacidades, traer disrupción, promover la transformación de la fuerza laboral y permitir experiencias humanizadas para los clientes”.

En su informe explica que las necesidades de los consumidores cambian rápidamente, y en los próximos años va a seguir aumentando su inversión en dispositivos inteligentes y wearables, algo que beneficiará al mercado de humanidad aumentada. Mientras tanto, las empresas están buscando nuevas formas de aplicar la tecnología e impulsar la innovación para reducir costos, aumentar la productividad y mejorar la seguridad de los empleados, lo que también beneficiará a este mercado.

Para los expertos, la clave de este mercado es la integración de tecnologías y sectores, aprovechando las ventajas que proporciona la inteligencia artificial, la realidad aumentada y los avances en otras tecnologías. La sanidad se beneficiará de ello, pero también lo harán las propias personas, que podrán aprovechar las nuevas tecnologías basadas en datos para hacer cosas que antes no podían.