Los wearables conquistan a los consumidores en medio de la pandemia

  • Transformación Digital

wearables hearable smartwatch deporte

A causa de la reclusión de las personas en sus hogares y la consiguiente falta de actividad física, ha aumentado el interés de los consumidores en la salud y en el deporte. Esto ha tenido un efecto muy positivo en el mercado de wearables, que el año pasado creció con mucha fuerza y seguirá haciéndolo en este, gracias a la expansión de categorías que se han vendido menos en 2020.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Según los expertos, la pandemia ha sido positiva para el mercado de wearables, que solo durante el cuarto trimestre del año pasado aumentó sus envíos en un 27,2%, hasta los 153,5 millones de unidades. Este impulso final ha sido el remate a un año de bonanza que ha permitido cerrar el año con un crecimiento del 28,7% en los envíos globales, que llegaron a 44,7 millones de unidades en todo el mundo. Según los analistas de IDC, aunque el trimestre de verano contribuyó mucho a las ventas, lo que más ha ayudado es que durante la mayor parte del año los consumidores han aumentado el gasto en todo tipo de dispositivos electrónicos, centrándose en aplicaciones para el ocio y el deporte.

Jitesh Ubrani, gerente de investigación de los rastreadores de Dispositivos Móviles, en IDC, comenta que “si bien el cambio en el gasto junto con los nuevos productos y la estacionalidad típica estuvieron en juego durante el cuarto trimestre, la pandemia también ha sido buena para el mercado, ya que ha puesto la salud y el estado físico en la vanguardia de la mente de muchos consumidores”.

Y explica que “los programas de acondicionamiento físico en el hogar se están convirtiendo rápidamente en un componente crucial de la oferta de dispositivos portátiles para muchas empresas. Más allá de eso, la proliferación de sensores de salud como la temperatura de la piel, el ECG y el seguimiento de la frecuencia cardíaca permiten a los usuarios y profesionales de la salud comprender mejor el inicio y seguimiento de enfermedades”.

Aunque las cifras indican que el gran crecimiento del mercado de wearables no se ha producido de forma uniformen en todos los segmentos, ya que algunas empresas y productos se vieron perjudicados por la escasez de semiconductores. IDC destaca que las pulseras de monitorización de la actividad física vieron un descenso del 17,8% en las ventas durante el primer trimestre, y solo representaron el 11,5% del total. Mientras tanto, la categoría de hearables, que en todo 2020 alcanzaron una participación del 64,2%, seguida por los smartwatches, con una cuota del 24,1%.

Ramon T. Llamas, director de investigación del equipo de wearables de IDC, afirma que “2020 fue el año en que los hearables se convirtieron en el dispositivo imprescindible. Los hearables proporcionaron un nuevo grado de privacidad, especialmente durante la cuarentena domiciliaria, pero también en público”. Para satisfacer esta demanda explosiva han aparecido numerosos proveedores, que ofrecen una larga lista de dispositivos que abarcan todas las gamas.

Según Llamas, este mercado está en constante movimiento gracias a empresas que van ganando poco a poco terreno a los líderes del sector, y a movimientos de fusión y adquisición que están remodelando la industria. En este contexto, la tecnología de wearables está evolucionando con la introducción de nuevos sensores de monitorización de las constantes físicas, inteligencia artificial en forma de asistentes virtuales, y mejoras en la captación y reproducción de sonido. Estos avances estimularán el interés de los consumidores en adquirir nuevos dispositivos, tanto para apoyar el consumo de ocio digital, con soluciones de reproducción de sonido (hearables), como para monitorizar su actividades deportivas y sus condiciones de salud, una preocupación que durante la pandemia ha alcanzado una nueva dimensión.