Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La armada española apuesta por la inteligencia artificial

  • Inteligencia Artificial

inteligencia artificial IA

Con una nueva iniciativa en pos de la modernización, la armada española quiere aprovechar la potencia de la inteligencia artificial para mejorar el mantenimiento de sus barcos. En colaboración con Indra, desarrollará un proyecto de I+D+i con el que explorará las ventajas que puede ofrecer la IA para mejorar la gestión de sus infraestructuras navales.

El ejército español está decidido a aprovechar las nuevas tecnologías digitales en su beneficio, y un buen ejemplo de ello es el nuevo proyecto en el que se ha embarcado la armada, que ha decidido aplicar la inteligencia artificial al mantenimiento de sus buques. Para ello iniciará el proyecto Soprene, que la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) ha adjudicado a la compañía Indra, quien se está especializando en la aplicación de la inteligencia artificial en diversos ámbitos.

Y, concretamente, en este proyecto tratará de utilizar las capacidades de la IA para mejorar diversas áreas relacionadas con el mantenimiento de los barcos de la armada española, garantizando la máxima disponibilidad y el buen estado de la flota, de forma que pueda cumplir con sus cometidos con la mayor eficiencia.

Este proyecto de I+D+i tendrá una duración de dos años, y los resultados de las investigaciones realizadas bajo este paraguas formarán parte del futuro Sistema Integrado de Sostenimiento de la Armada 4.0. Esta solución será la encargada de supervisar el mantenimiento de la flota militar española en el futuro cercano, apoyando el nuevo concepto del ejército español, cada vez más digitalizado y avanzado tecnológicamente.

Para investigar en el campo del mantenimiento predictivo Indra planea monitorizar al máximo diversas áreas de la infraestructura tecnológica y mecánica de las naves, incluyendo equipos electrónicos, motores y otros muchos elementos presentes en estas embarcaciones. Después, aplicará las técnicas avanzadas de analítica y aprendizaje automático para alimentar un sistema inteligente de control del estado de toda la maquinaria y los equipos electrónicos.

Empleando una IA capaz de razonar de formas similares a como lo hace el cerebro humano, y alimentándola con todos los datos recogidos de la monitorización de los barcos, se pretende alcanzar una capacidad predictiva que permita anticiparse a los problemas que puedan afectar al buen estado de las embarcaciones y de los numerosos sistemas tecnológicos y mecánicos que integran. Esto se lograría gracias a que la IA sería capaz de detectar la relación entre numerosos parámetros, estableciendo patrones que servirían para predecir desde cosas como el desgaste de los componentes.

Gracias a esto se logrará evitar futuras averías, hasta ahora difíciles de predecir, lo que permitiría adelantarse a los problemas, llevar un adecuado mantenimiento de la flota y maximizar su disponibilidad. Y, a medida que la inteligencia artificial vaya aprendiendo de la experiencia, los impulsores de este proyecto prevén que su precisión irá incrementándose, y se le irán asignando tareas para que automatice más procesos relacionados con el mantenimiento. Así, este sistema podría generar alertas preventivas para que se envíen ciertas piezas a los ingenieros para su revisión, o planificar las tareas de mantenimiento que realicen los humanos en base a los datos generados por los sistemas de monitorización y a los patrones que haya ido aprendiendo a través de su experiencia previa.

Para lograr estos ambiciosos objetivos, Indra va a poner a disposición de la armada española las capacidades y conocimientos de más de 800 consultores especializados, científicos de datos y arquitectos de infraestructura de big data. Con este importante proyecto la compañía se sumerge de lleno en lo que ya se denomina el Sostenimiento 4.0, un campo en el que también quiere avanzar dentro del ámbito civil, con proyectos de industria 4.0.