Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los países nórdicos celebran la llegada de la IA

  • Inteligencia Artificial

inteligencia artificial IA

La inteligencia artificial suscita mucha preocupación entre los trabajadores de casi todo el mundo, pero en los países del norte de Europa la población percibe la llegada de esta tecnología como una gran oportunidad. Este apoyo ha permitido que esta región se convierta en uno de ellos campos de prueba más avanzados y prometedores para la innovación el desarrollo y el uso de la IA.

En una investigación reciente de la firma YouGob se revela que la percepción que tienen los ciudadanos de los países nórdicos sobre la inteligencia artificial es más positiva que en la mayoría de países, especialmente de nuestro entorno. Esto ha dado a los gobiernos de estos países el respaldo que necesitaban para impulsar regulaciones destinadas a apoyar la evolución de esta tecnología. La encuesta se ha realizado a más de 3.500 consumidores de Noruega, Finlandia y Suecia, y muestra que la población está entusiasmada con las posibilidades que proporcionará la IA, y apoyan su desarrollo y su implementación en sus respectivos países.

Las ventajas que más destacan los entrevistados son la capacidad que tiene la inteligencia artificial de crear tecnologías más personalizadas, fáciles de usar y con mayor valor añadido, especialmente en sectores como la educación, los servicios públicos y financieros. Esto está generando expectativas muy positivas en cuanto a los futuros productos y servicios municipales, bancarios y del sector seguros, entregados digitalmente.

Y los principales temores que sienten los ciudadanos nórdicos en relación a la IA tienen que ver con la prestación de servicios de salud. Concretamente por la posible sustitución de algunas funciones por aplicaciones de inteligencia artificial, cuando la interacción persona-persona es uno de los factores más importantes en cuanto a la atención sanitaria.

Pero, según lo que muestra esta investigación, el 64% de los encuestados mayores de 18 años cree que la inteligencia artificial es capaz de proporcionar un servicio tan bueno como las personas. Y un 58% confía en que la IA podría brindar un nivel de servicio igual o superior en los sectores bancario y financiero. Además, un 54% afirman que confiarían en la inteligencia artificial para desempeñar trabajos dentro de los gobiernos locales o los parlamentos nacionales.

Las opiniones son algo distintas en el sector sanitario, donde las personas creen que la IA podría llevar a cabo perfectamente un buen número de funciones realizadas tradicionalmente por los seres humanos, pero no las más especializadas. En concreto, el 67% de los encuestados cree que las enfermeras superan a la IA en cuanto a la atención profesional, y el 60% que los humanos superan a la IA como médicos.

Por otra parte, los ciudadanos creen que las industrias de manufactura, banca, seguros, contabilidad y servicios postales son las que más potencial tienen para extraer el mayor potencial de la inteligencia artificial, mejorando su eficiencia y reduciendo los costes. En cuanto a su capacidad para ayudar y resolver los problemas cotidianos, las opiniones divergen. Un 55% de los encuestados piensa que la IA es eficaz en cuestiones como la detección de fraudes y las violaciones de seguridad, pero solo un 39% confiaría en ella para la verificación y el pago automatizado de sus facturas.

En la banca, el 31% afirmó confiar en el uso de la inteligencia artificial para procesar solicitudes de tarjetas de crédito, por ejemplo, mientras que un 25% se mostró satisfecho con el uso de esta tecnología para procesar las solicitudes de préstamos, y un 23% para asesorar a los clientes en aspectos relativos a las inversiones.

Estos porcentajes, en términos generales, son inferiores en el resto de países de nuestro entorno, y también en otras regiones de todo el mundo, lo que sitúa a los países nórdicos como uno de los lugares más propicios para el desarrollo de la inteligencia artificial. Los retos que hay por delante son el planteamiento central de los algoritmos que gobiernan las aplicaciones inteligentes, que deben situar en el centro de todo los derechos y las libertades de las personas. Pero precisamente en esta región las autoridades competentes tienen claro que esa es la estrategia a seguir para el desarrollo de la IA.