Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Crean una organización que velará por la ética de la inteligencia artificial

  • Inteligencia Artificial

Inteligencia artificial Robot.jpg

Un grupo de expertos en el tema acaba de crear el Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial, un nuevo organismo que velará por que el desarrollo de esta tecnología tenga un enfoque positivo para la humanidad, y no solo para los negocios. Este es un tema que está generando mucha controversia, ya que las empresas y los gobiernos apuestan cada vez más por la IA para automatizar sus procesos, sin tener en cuenta las consideraciones éticas que deberían regir a las máquinas que toman decisiones con impacto en la vida de las personas.

Una de las principales preocupaciones de la sociedad en torno al uso de la inteligencia artificial es que en su desarrollo deberían tenerse en cuenta consideraciones éticas que pongan a las personas en primer lugar. Y también que los algoritmos de la IA no incluyan los temidos sesgos a la hora de clasificar a las personas, que podrían generar discriminación en base a la raza, sexo, religión o estrato social. 

Esta nueva organización si ánimo de lucro ya tiene el apoyo de diferentes universidades y empresas del sector tecnológico, y tiene como objetivo principal fomentar que la inteligencia artificial tenga un impacto positivo en la sociedad. Porque esta tecnología es imparable en el ecosistema digital que se está desarrollando en las empresas y las administraciones públicas, incluso en los hogares, y es preciso regular su desarrollo antes de que sea algo inabarcable.

Porque los expertos coinciden en que además de las ventajas que proporciona, la inteligencia artificial puede generar unos problemas muy graves si no se plantea de a forma adecuada. Y esta debe tener en cuenta a las personas, y no solo a los criterios económicos que rigen a las empresa y a muchas administraciones publicas. Esto genera una serie de desafíos importantes que no deberían recaer solo en las empresas que crear IAs, sino que la sociedad debería contar con herramientas que ayuden a sus impulsores a crear modelos de inteligencia artificial respetuosos con el ser humano.

Esta será a misión del Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial (OdiseIA), recientemente presentado en el Google Campus de Madrid, en el que intervinieron importantes expertos en esta tecnología, provenientes de empresas como Telefónica o Symantec, e instituciones académicas como la Universidad Pontificia de Comillas o la Rey Juan Carlos.