Inteligencia artificial de las cosas para proteger a las personas y el medio ambiente

  • Inteligencia Artificial

Bosch_AIoT_1

El fabricante Bosch está combinando la inteligencia artificial con la conectividad para llevar el concepto de AIoT a todas sus cadenas de producción y a sus nuevos productos. Con las nuevas soluciones e iniciativas que ha presentado en la feria internacional CES quiere garantizar la máxima eficiencia, aportar soluciones que ayuden a combatir la pandemia y a proteger el medio ambiente.

El fabricante alemán produce toda clase de electrodomésticos, repuestos para vehículos y componentes y dispositivos tanto para el gran consumo como para el sector industrial y de la salud, entre otros. Aprovechando el escaparate de la feria internacional de tecnología CES 2021, ha presentado nuevas soluciones basadas en AIoT. Este supone combinar la inteligencia artificial con el concepto de Internet of Things, para crear lo que se conoce como “Inteligencia Artificial de las Cosas”.

Su enfoque con esta evolución es aprovechar el poder de los datos, la inteligencia artificial y la conectividad para beneficiar a las personas y el medio ambiente de diversas formas. Como ha explicado Michael Bolle, miembro del Consejo de Administración de Bosch, “combinamos inteligencia artificial y conectividad para crear el AIoT, que nos ayuda a mejorar la eficiencia energética y a combatir el coronavirus. El AIoT ofrece un potencial enorme. Ya estamos liberando ese potencial y planificamos expandir nuestros esfuerzos en el futuro”.

Una de las innovaciones mas interesantes que han presentado es el primer sensor del mundo con su propia IA y capacidad de autoaprendizaje, que se utilizará en diferentes dispositivos wearables y hearables destinados a la monitorización física. Al ejecutarse la IA en el propio sensor se trataría de lo que denominan Edge IA, ya que no es necesario que el dispositivo se encuentre permanentemente conectado a la red para contar con esa capacidad. Afirman que esto permite ahorrar energía en la conectividad y proporcionará mejores condiciones en lo que se refiere a la privacidad de los datos.

También han presentado un sensor capaz de medir la calidad del aire y la humedad relativa, ofreciendo información sobre concentración de aerosoles en el aire, algo muy importante para la lucha contra el coronavirus y otras enfermedades de transmisión aérea. Siguiendo la misma línea de pensamiento, las nuevas cámaras de seguridad de Bosch, dotadas de inteligencia artificial, permiten ejecutar localmente una amplia variedad de aplicaciones, como analítica inteligente de vídeo con imagen térmica para detectar temperatura corporal.

Y, mediante un software para la plataforma de cámara abierta de la startup Bosch Security and Safety Things, serían capaces de detectar automáticamente si las personas que hay frente a la cámara cumplen con las normas de protección frente a la pandemia. Esta novedad le ha valido el Premio a la Innovación CES 2021, sumando más galardones a los obtenidos con otras soluciones inteligentes este año. Más productos interesantes son un detector inteligente de anemia, pensado para las regiones más desfavorecidas del globo, capaz de dar resultados en 30 segundos sin necesidad de extraer sangre ni de realizar un análisis en laboratorio.

En el campo de la lucha contra la pandemia también han anunciado una mejora de su dispositivo Bosch Vivalytic que, mediante una mejora en su software, permite analizar las pruebas PCR a cinco muestras a la vez, con más velocidad, en solo 39 minutos. Y el resultado de las pruebas que dan positivo se puede conocer en solo 30 minutos.

Otro de loas pilares de la estrategia que han mostrado en CES es la sostenibilidad medioambiental, que es el motivador de su lema de este año: Sustainable #LikeABosch. En este sentido, han anunciado que todas las localizaciones que tiene la compañía en todo el mundo ya son neutrales en carbono desde 2020. En palabras de Bolle, “el siguiente paso para Bosch es abordar las emisiones a lo largo de toda la cadena de valor, desde la adquisición hasta el uso del producto”. En este sentido, está colaborando con la industria automovilística para reducir al mínimo las emisiones de toda la cadena de valor.

Y también está aplicando la inteligencia artificial para mejorar la gestión de energía y reducir el consumo de las máquinas en los procesos productivos, tanto en sus fábricas como en las de clientes suyos, a través de varias soluciones. Por último, la compañía quiere seguir avanzando en la introducción del concepto de AIoT en el sector industrial, donde está trabajando para implementar la inteligencia artificial en las máquinas, no solo para que puedan operar de forma autónoma, sino para que lo hagan respetando un código ético centrado en que los humanos siempre mantienen el control sobre las máquinas.