La madurez digital condiciona la expansión del software de inteligencia artificial

  • Inteligencia Artificial

Inteligencia artificial IA 2

El ecosistema digital de las empresas está evolucionando a medida que aumentan el uso de aplicaciones y aprovechan los datos para generar más fuentes de valor para el negocio. Para lograrlo las organizaciones están recurriendo cada vez más a herramientas de software basadas en inteligencia artificial, impulsando un mercado que el año que viene aumentará sus ingresos hasta 62.000 millones de dólares.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento 

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar 

La inteligencia artificial está propagándose en el entorno digital de las empresas, en forma de herramientas de software que permiten mejorar la comprensión de los datos y proporcionan capacidades avanzadas de automatización, entre otras ventajas. La inversión en software de IA está creciendo a medida que las empresas alcanzan una mayor madurez digital y, según la consultora Gartner, el año que viene los ingresos de este mercado crecerán de nuevo un 21,3% con respecto a 2021, alcanzando unos 62.500 millones de dólares.

Alys Woodward , directora senior de investigación de Gartner, explica en su último informe que “el mercado de software de IA está ganando velocidad , pero su trayectoria a largo plazo dependerá de que las empresas avancen en su madurez de IA”. Este mercado comprende diferentes tipos de aplicaciones que incorporan inteligencia artificial, como software de visión por computador o software para construir sistemas de IA, entre otros.

Para analizar este mercado Gartner se ha basado en una serie de casos de uso principales, evaluando su valor, las tendencias asociadas a él y los riesgos asociados, Las cinco categorías principales de casos de uso que destacan dentro del mercado de software de IA para 2022 son, por orden de importancia, la gestión del conocimiento, los asistentes virtuales, los vehículos autónomos, el espacio de trabajo digital y los datos de colaboración colectiva.

El área del conocimiento administrativo será la que más crecerá el año que viene, aumentando sus ingresos un 31,5% hasta 7.169 millones de dólares, liderando además esta lista. Le seguirán los asistentes virtuales, que crecerán casi un 14,7% hasta lograr unos ingresos de 7.123 millones de dólares. En tercer lugar está la categoría de software vinculada a los vehículos autónomos, que verá un incremento de los ingresos del 20,1% hasta unos 6.849 millones, seguida de las aplicaciones de IA enfocadas al espacio de trabajo digital, que a raíz de la pandemia verá un aumento del 20% en los ingresos, hasta 4.309 millones. Por detrás quedará el caso de uso vinculado a los datos de colaboración colectiva, una categoría que incrementará sus ingresos en un 19,8% hasta 4.171 millones.

Woodward señala que “los resultados comerciales exitosos de la IA dependerán de la selección cuidadosa de los casos de uso. Los casos de uso que brindan un valor comercial significativo, pero que se pueden escalar para reducir el riesgo, son fundamentales para demostrar el impacto de la inversión en IA a las partes interesadas del negocio”.

En opinión de Gartner, este progreso está directamente relacionado con el grado de madurez de las empresas en el uso de IA, y muchas muestran un interés cada vez mayor en este tipo de herramientas inteligentes. Según la última encuesta que han realizado a los ejecutivos de tecnología y los CIO de cara a 2022, el 48% de los CIO afirman haber implementado o tener en perspectiva adoptar tecnologías de inteligencia artificial y aprendizaje automático en los próximos 12 meses. 

Aunque Gartner no es excesivamente optimista y recorta las previsiones, ya que sus analistas han comprobado que muchas de las empresas que experimentan con el software de IA no logran integrar esta tecnología en sus operaciones estándar. Por ello, pronostican que la mitad de las organizaciones no lograrán alcanzar la “etapa de estabilización” en la madurez de IA hasta 2025 o más adelante.

En su opinión, el gasto en IA aumentará a medida que la tecnología vaya mejorando, especialmente en las herramientas de datos y análisis. Pero también estará vinculado a la madurez de las organizaciones en la aplicación de la inteligencia artificial, un progreso que se ve lastrado por la desconfianza en esta tecnología, la reticencia a aplicarla a los operaciones y por las dificultades iniciales para extraer valor comercial directo a partir de la inteligencia artificial.